El trío arbitral se comunicó con pinganillo

Los árbitros parece que poco a poco van aceptando las ventajas de la tecnología. El trío arbitral que dirigió el partido de ayer en Anoeta, con el riojano Romualdo Caballero Herreros, a la cabeza, se comunicó a través de pinganillos y micrófonos. De esta forma, los asistentes informaban al trencilla de los fuerzas de juego y otras eventualidades que se producían sobre el terreno de juego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos