Una Real decepcionante para empezar

Una pretemporada sin victorias no ha contribuido a dar tranquilidad a la afición, pero al menos el equipo se ha renovado y es más guipuzcoano. La aparición de Carlos Martínez y Sarasola, dos de las notas positivas.

FERNANDO BECERRIL
El realista Mikel Labaka se cruza para arrebatar el balón al mexicano de Osasuna Carlos Vela en el amistoso de Peralta. [JESÚS DIGES / EFE]/
El realista Mikel Labaka se cruza para arrebatar el balón al mexicano de Osasuna Carlos Vela en el amistoso de Peralta. [JESÚS DIGES / EFE]

SAN SEBASTIÁN. DV. La Real inicia el domingo el campeonato de Segunda División jugando en Anoeta frente al Castellón y es el mejor momento de hacer balance de una pretemporada que ha resultado decepcionante. No haber ganado ninguno de los seis partidos jugados ha contribuido a incrementar la inquietud en una afición que no ha terminado de asimilar el desastre de la campaña del descenso. Han sido tres empates y tres derrotas. Sin embargo, este equipo se ha renovado, es bastante más joven y se parece mucho más a lo que siempre ha sido la Real Sociedad.

RENOVACIÓN: Dos laterales jóvenes

Al equipo se han incorporado dos laterales jóvenes que han gustado a todo el mundo. Carlos Martínez y Sarasola han entrado desde el filial y han sido la sorpresa más grata de la temporada. Los que acostumbran a ir a ver al Sanse han sido los menos sorprendidos. No son los únicos potrillos que tendrán un papel en el nuevo equipo. Elustondo y Estrada ascienden a la primera plantilla. El centrocampista viene del Mundial sub 20 donde llegó a cuartos de final con la selección española. Se incorporó tarde y no ha llegado a jugar, pero los técnicos cuentan con él. El interior ha sido el futbolista que más minutos ha jugado en pretemporada y será el primer día uno de los tres titulares llegado del Sanse. Estrada es otra de las ilusiones de la afición txuriurdin.

Se quedan en el primer equipo tres de los cedidos del año pasado Markel Bergara, Gorka Larrea y Xabi Castillo. Los dos primeros han tenido problemas físicos que no les han ayudado este verano, pero tienen experiencia en Segunda y pueden echar una mano.

ENTRENADOR: Coleman no vende humo

Chris Coleman llega de la Premier League y tiene perfectamente asumido el equipo al que llega, la decisión del club de mirar hacia dentro y lo que se espera de él. Apuesta por la gente de Zubieta como sólo ha hecho Amorrortu en los últimos años. Su mensaje es claro y no tiene aspecto de vender humo. Es una característica que se agradece después de todo lo que hemos tenido que aguantar.

En pretemporada quiso probar a jugar con un solo pivote, pero el equipo se le deshacía y ha tenido que volver al dibujo de dos jugadores por delante de la defensa. No renuncia a su idea, pero de momento ha decidido esperar.

DEBILIDAD: Problemas en la creación

A lo largo de este mes y medio de preparación a la Real le ha faltado equilibrio en casi todas sus líneas. Quienes le han visto jugar todos los encuentros coinciden en señalar que al equipo le cuesta crear fútbol, que no encuentra espacios para penetrar y que ha transmitido cierta sensación de impotencia. A la vista de la plantilla con la que cuenta, parece un problema que se debería solventar en cuanto el equipo se asiente. Aranburu, Xabi Prieto, Estrada, Stevanovic y compañía pueden mover el balón con más fluidez de lo que lo han hecho hasta ahora. Vaughan está por llegar.

POCOS GOLES: Gari, el mejor artillero

No ha marcado la Real más que cinco goles en seis partidos y en dos de ellos no llegó ni a estrenarse. Gari Uranga, recién salido de una grave lesión, ha sido el mejor artillero y uno de los futbolistas que mejor rendimiento ha dado. Por potencia, por entrega y por actitud está llamado a ser uno de los jugadores importantes en esta nueva Real. Su reaparición a buen nivel después de meses de ausencia es otra de las buenas noticias de este difícil verano.

A CORREGIR: Descuidos en defensa

La Real ha encajado diez goles en seis partidos y la mayor parte se han producido por graves descuidos en defensa. Balones perdidos en posición peligrosa o no apretar en el centro del campo han puesto en graves dificultades a la retaguardia realista, pero la mayor parte de los goles han llegado por mala colocación en jugadas concretas, indecisiones en el despeje y pequeños líos en el área. Es un aspecto vital que resulta imprescindible corregir porque en Segunda división, cerrar la puerta en las jugadas de estrategia y en los balones sueltos que quedan en el área puede resultar fundamental. Cabe suponer que, lo mismo que en lo que respecta al trabajo de creación, en la medida en que el equipo se ajuste estas dificultades se irán reduciendo, pero entre tanto se pueden escapar unos cuantos puntos que al final pueden valer oro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos