Esto no va ser fácil

MIGUEL GONZÁLEZ

Les comentaba el otro día, con motivo de la presentación, que no quería engañarles con mensajes triunfalistas del tipo «vamos a ser el coco de Segunda» ni nada parecido. Que había que tener paciencia pero a la vez exigencia con un club que tiene por detrás semejante historia y apoyo social. Lo que no esperaba -ni yo ni nadie- es que el Castellón nos ridiculizara en el estreno liguero.

Buscando una explicación, tengo que dirigirme inevitablemente al banquillo. Las referencias que tengo de Coleman hablan de un técnico interesante con una prometedora carrera por delante. Por el bien de la Real, creo que será así, aunque en el corto plazo su desconocimiento de la plantilla va a ser un hándicap más importante de lo que pensaba.

Díaz de Cerio jugó por primera vez en su carrera como interior y así le fue. Prieto sólo dispuso de quince minutos en su sitio natural. Gari quedó en evidencia en la izquierda, más habituado a jugar por detrás del 'nueve'. Asimismo, sigo convencido de que Bergara, el único jugador con dotes organizativas en el centro, es indiscutible al menos en Anoeta.

Pero esto no ha hecho más que empezar y como dicen que nunca es tarde si la dicha es buena, habrá que concederle tiempo al míster. Eso sí, mientras tanto deberá buscarse un buen consejero dentro de la casa que le asesore sobre las posibilidades del plantel.

Como no quiero deprimirles aún más me quedaré con algunos de los escasos detalles positivos que vi, como el desparpajo de Carlos Martínez, la actuación de Riesgo tras un año en blanco -vendido en los goles-, el compromiso de un Aranburu entregado a la causa y la firmeza atrás de Mikel González. Algo de luz en medio de las tinieblas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos