El acuagym, todo un descubrimiento

Además de ser una actividad atractiva, el acuagym es una modalidad en la que se trabaja el ejercicio cardiovascular y la tonificación de los músculos

AMAIA GOIKOETXEA
Las clases de acuagym van siempre acompañadas de música.  [A.G.]/
Las clases de acuagym van siempre acompañadas de música. [A.G.]

TOLOSA. DV. Podríamos pensar que el acuagym es, como bien señala su nombre, una especie de gimnasia que se realiza en el agua. Y diciendo eso no andaríamos muy desorientados. Sin embargo, a pesar de que cada vez hay más gente que lo hace, el acuagym sigue siendo para muchos una actividad deportiva bastante desconocida. Por ello, acudimos al polideportivo Usabal de Tolosa para que nos aclarasen bien qué está haciendo una persona cuando nos dice que va a una clase de acuagym.

«El acuagym es una actividad que se realiza dentro del agua, y esta característica hace que desparezcan los impactos que sufriríamos haciendo el mismo ejercicio fuera del agua», así nos lo explicó Asier Alonso, el monitor que en aquel momento estaba dando una clase de acuagym. Para quienes todavía no lo vean muy claro, ahí va un ejemplo: si nosotros saltamos al vacío desde una altura de dos metros, el castañazo que nos vamos a pegar será bastante considerable. Pero si saltamos de la misma altura a una piscina, lo peor que nos puede ocurrir es que se nos meta un poco de agua por la nariz. Es decir, el agua disminuye notablemente el impacto del salto. «Así -nos contó Asier-, una persona que tiene problemas en la rodilla, en circunstancias normales no puede correr, pero si lo hace dentro del agua, el movimiento se suavizará mucho, y podrá hacerlo. De manera que, aquel que practique acuagym notará que esquiva muchas limitaciones que solía tener a la hora de hacer otras actividades».

Fases del acuagym

En una clase de acuagym, los aspectos que más se trabajan son el ejercicio cardiovascular, y la tonificación de los músculos. «El acuagym es un constante entrenamiento cardiovascular», comentaba Asier, «durante todo el tiempo tienes la resistencia del agua, y en todo momento estás luchando contra dicha resistencia».

Entonces, la siguiente pregunta sería: ¿qué se hace para trabajar esos dos aspectos? O dicho de otra manera, ¿qué es exactamente lo que hace uno cuando va a una clase de acuagym? Pues bien, como la mayoría de las actividades, una clase de acuagym comienza con unos ejercicios de calentamiento que pueden durar unos 10 minutos. A partir de ahí, se realizan diferentes fases. «Una fase sería la fase cardiovascular», concretaba Asier. «En esta fase, los alumnos corren dentro de la piscina o se hacen series de repetición, es decir, se plantea un ejercicio, y, en un minuto, lo tienen que repetir a la velocidad que yo les indique». Otra de las fases que se realiza sería la fase de tonificación. «En esta fase, podríamos usar unas pesas corrientes, pero las pesas pierden mucho peso en el agua. Por ello, utilizamos otro material, como por ejemplo el corcho, que aumentan la resistencia en el agua».

En el momento en que Asier hablaba con nosotros, los alumnos estaban jugando a alturitas. «La fase de los juegos, puede ser otra parte de una clase de acuagym. En este momento están jugando a alturitas, y para salvarse, se tienen que subir unos encima de otros. Fuera del agua no podrían hacer eso, pero en el agua lo pueden hacer sin ningún problema; he ahí otra limitación que desaparece».

Al final de la clase se realizan unos ejercicios de relajación durante 3-5 minutos, y unos estiramientos.

Asier nos comentó que otra manera de plantear la clase sería «hacer acuaerobic en vez de hacer acuagym. En este caso, la clase se llevaría a cabo realizando una coreografía». Las clases de acuagym casi siempre van acompañadas de música. Según nos dijo Asier, el requisito que se debe cumplir para hacer acuagym es «dejar a un lado el miedo a meterse en el agua. Mucha gente piensa que el no saber nadar es un impedimento para realizar esta actividad, pero eso no es así. En el acuagym se nada poquísimo, y cuando se hace, tenemos material adecuado para aquellos que no sepan hacerlo».

En verano y en invierno

Después de hablar con el profesor, también quisimos conocer la opinión de algunos alumnos y nos acercamos hasta ellos. «Es un ejercicio genial, no sólo para los jóvenes, también lo es para las mayorcitas», contaban unas mujeres que estaban haciendo los últimos ejercicios de estiramiento. Mientras la clase de las 8 de la mañana realizaba los ejercicios finales, empezaron a llegar a la piscina los alumnos de la clase de las 9.00 h.

Una de ellas nos contó que «ha sido todo un descubrimiento para mí. Yo no conocía el acuagym. Solía tener problemas de espalda y el médico me recomendó esta actividad. Empecé en julio y estoy muy contenta. Trabajamos casi todos los movimientos, los brazos, los abdominales... Durante el curso no voy a tener tiempo para seguir haciéndolo, pero estaré aquí durante todo el mes de agosto». Las clases de acuagym se prolongan durante una hora. En invierno suele haber tres clases semanales, y en verano, dos.