Aranzadi analiza los restos del yacimiento de Irikaitz en Zestoa

La ocupación contiene restos del gravetiense y del bajo paleolítico Es uno de los primeros asentamientos humanos de la Península Ibérica

ANDER GOYOAGA
Miembros de Aranzadi examinan los restos encontrados en Irikaitz. [DAVID APREA]/
Miembros de Aranzadi examinan los restos encontrados en Irikaitz. [DAVID APREA]

SAN SEBASTIÁN. DV. El yacimiento arqueológico de Irikaitz en Zestoa contiene importantes restos del periodo gravetiense y del bajo paleolítico que permiten hacer una aproximación al modo de vida de los primeros pobladores del País Vasco. Desde el pasado 30 de julio, la Sociedad de Ciencias Aranzadi está realizando una excavación de este asentamiento, con el fin de ahondar en el conocimiento del modo de vida y la forma de pensar de estos primeros habitantes.

La excavación está situada entre el balneario y el casco urbano de Zestoa. Lo más característico de Irikaitz, son las ocupaciones más antiguas, las del paleolítico inferior, de hace entre 150.000 y 200.000 años. Éstas son, junto con las de Lezetxiki de Arrasate, los primeros asentamientos humanos que se conocen, con cierto nivel de detalle, en todo el País Vasco, y uno de los primeros en la Península Ibérica. Además de hallazgos del paleolítico inferior, en Irikaitz se han encontrado restos del periodo gravetiense, hace unos 25.000 años. En este sentido, este yacimiento destaca por ser uno de los pocos asentamientos al aire libre de este tiempo.

El director de la excavación y miembro de Aranzadi, Álvaro Arrizabalaga, subrayó las diferencia que existen, en cuanto al grado de especialización, entre los restos de ambas épocas. «Los restos más antiguos, los del paleolítico inferior, son muy rudimentarios. Los habitantes de esta época simplemente se dedicaban a bajar hasta el río Urola, acarrear hasta el asentamiento una serie de cantos para, una vez en él, seleccionarlos y tallarlos de una manera muy tosca. Por el contrario, los restos del gravetiense se caracterizan por su gran especialización», afirma Arrizabalaga.

La campaña de excavación de este año, la novena desde 1998, concluye el próximo 17 de agosto y está formada por una veintena de profesores y estudiantes universitarios de varias nacionalidades.

Rocas volcánicas

Otra de las particularidades de Irikaitz, es el hallazgo de rocas volcánicas, muy poco comunes en el País Vasco. «Hay un porcentaje llamativo de rocas de origen volcánico. Éstas se situan en un estrato que cruza y corta el rio Urola, y es uno de los pocos episodios de volcanismo que hay en la historia geológica del País Vasco. De aquí se puede extraer que en una época remota, hace millones de años, hubo volcanes en esta zona», asegura Arrizabalaga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos