diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 20 / 24 || Mañana 13 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Las Vegas de Asia
Actualizado: 20:20

JUEGO Y LUJO

Las Vegas de Asia

En pleno debate sobre el plan Eurovegas, Macao es ejemplo de ciudad nacida para jugar

13.12.13 - 20:20 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Las Vegas de Asia
Los casinos no cierran nunca e incluso disponen de un autobús gratuito para los jugadores. / Mike Clarke
Las Vegas de Asia
El casino Lisboa, el pionero, inaugurado en 1960. / Samantha Sin
Las Vegas de Asia
Uno de los restaurantes con comida tradicional china. / Galo Martín

oriente

macao
GUÍA PRÁCTICA
  • La información oficial de turismo en la web: macautourism.gov.mo
  • Documentación. Los miembros de la UE pueden viajar sin visado, solo con el pasaporte, si éste tiene una vigencia de seis meses antes de expirar.
  • Dinero. La moneda es la «pataca». 1€ equivale a 9.98 MOP
  • Cómo ir. En ferry: Las dos compañías que hay son Turbo Jet (turbojet.com.hk) y First Ferry (nwff.com.hk). En helicóptero: Desde la misma Terminal de Ferry en la isla de Hong Kong se puede tomar un helicóptero y volar durante 16 minutos. (skyshuttlehk.com)
  • Cómo moverse. En Macao hay taxis y autobuses de línea regular. Para moverse por el centro de Macao es recomendable caminar. Para desplazarse a las islas de Taipa y Coloane se pueden coger varios autobuses que salen desde el centro de la ciudad.
  • Dónde comer. Es recomendable elegir cocina portuguesa: Restaurante Banza y António Restaurant.
  • Dónde dormir. La oferta hotelera económica es pobre y mala. Dos alojamientos recomendables son: Four Seasons del casino The Venetian en Cotai y, en la isla de Coloane, el Westin Resort Macao.

En el año 1557 la dinastía Ming entregó Macao a la corona de Portugal por la ayuda prestada en la lucha contra los piratas que asediaban la desembocadura del río de la Perla. Aquella península se convirtió en la puerta de entrada en Asia para los europeos. El 20 de diciembre de 1999, Macao volvió a ser territorio chino y en la actualidad goza del estatus de SAR (Región Administrativa Especial). La pesca, la industria manufacturera, el turismo y el juego son los pilares de su economía.

La herencia lusa ha dejado su impronta en la arquitectura, en la cultura, en la religión, en la lengua y en la gastronomía. Iglesias neoclásicas y barrocas conviven con templos budistas, taoístas y animistas, donde grandes barras de incienso en espiral prenden para aromatizar el lugar sagrado. Las placas que indican el nombre de una calle y los carteles que anuncian un establecimiento se pueden leer en portugués y en chino cantonés. Sin embargo, la población local apenas habla la lengua del país que les colonizó hace ya más de cinco siglos.

Las colonias son islas entre sus colonos y los que la reclaman. Jugar a escuchar qué piensan ellas es arriesgado y nadie tira los dados a ver qué pasa. Macao no es un destino, es una apuesta que el viajero hace cuando llega a Hong Kong. A una hora en ferry o a 16 minutos en helicóptero, cada día miles de turistas procedentes de China continental, Taiwan, Singapur y expatriados que viven en la zona, se acercan hasta la península a probar suerte con las fichas. Los iluminados casinos Sands y Wynn, cada uno propiedad de los dos hombres más poderosos de Las Vegas, Sheldon Adelson y Steve Wynn, se divisan a bordo de las embarcaciones de Turbo jet o First Ferry a medida que se aproximan a la terminal del puerto de Macao.

Una vez el ferry ha atracado, el pasaje se dirige a los puntos de cambio de moneda. En Macao se denomina «pataca». Provistos de liquidez, ahora se disponen a tomar uno de los muchos autobuses que cada casino fleta de manera gratuita para los jugadores.

Este servicio dura todo el día, no hay que olvidar que los casinos no cierran. La estación de autobuses se encuentra junto a la tribuna del circuito urbano de Fórmula 3000 que todos los años celebra una prueba del campeonato del mundo por el trazo urbano de Macao.

Juego y lujo

Las luces de neón de los casinos iluminan las calles y pronto se adivina el pionero de estos templos del azar, el Casino Lisboa. Inaugurado en el año 1960 por el multimillonario chino escocés Stanley Ho, quien dirige la Sociedade de Turismo e Diversoes de Macau.

En su interior, además de salas de juego, alberga un hotel de lujo con más de novecientas habitaciones y varios restaurantes de alta gastronomía. Muy cerca de este clásico establecimiento de las apuestas se encuentra el Grand Lisboa, un ostentoso edificio en forma de flor de loto, símbolo de la SAR de Macao.

Después de un breve paseo se descubre que Macao es mucho más que sus casinos. Al alzar la cabeza se adivinan montes rematados por una fortaleza o por un faro y una capilla desde donde se prometen excelentes panorámicas. En la cima de la Fortaleza da Monte se puede contemplar de manera privilegiada el monumento por excelencia de Macao, las ruinas de la iglesia de San Pablo.

Dentro del recinto se encuentra el Museo de Macao. El descenso se puede aprovechar para caminar por el casco antiguo y llegar hasta la Plaza del Senado. Sus adoquines blancos y negros y sus formas onduladas recrean una imagen con reminiscencias mediterráneas.

Iglesias y templos

En los alrededores se concentran los lugares más visitados por los turistas: la Sagrada Casa de la Misericordia, el Templo Kuan Tai, la iglesia de Santo Domingo y la Plaza de la Compañía de Jesús. Esta orden aprovechó que Macao era colonia portuguesa para sus misiones evangelizadoras en China y en Japón.

El ascenso a la Fortaleza da Guía es un agradable recorrido en el que es frecuente cruzarse con gente haciendo ejercicio o paseando. El faro está cerrado al público, pero uno puede sentarse, descansar e imaginar cuántas apuestas se estarán haciendo en ese momento en los casinos que divisa desde ese punto de la ciudad. En dirección oeste se puede descubrir el Macao autóctono, cotidiano, el que algunas cámaras esquivan.

Quizá algunos tramos decepcionan, quizá asombre descubrir un pequeño cementerio protestante donde están enterrados algunos miembros de la Compañía del Este de la India. Muy cerca está el Jardín de Luis de Camões, un oasis en la ciudad. Más alejado del centro, pero muy recomendable, es la ascensión a la iglesia de Nuestra Señor de la Peña.

Aquí venían los marineros a realizar sus plegarias antes de zarpar a la mar. Al fondo se puede ver la Torre de Macao, de 338 metros de altura. En el sur de la península se puede tomar uno de los tres puentes que comunican con la isla de Taipa: Ponte de Sai Van, Governador Nobre de Carvalho y de Amizade. Lugar donde se encuentra el Aeropuerto Internacional de Macao.

Durante los siglos XVIII y XIX, era un puerto protegido que aprovechaban para anclar las embarcaciones de las Compañías Orientales europeas que comerciaban con China. En la actualidad es un lugar ideal para pasear y disfrutar de las Casas Museo de Taipa, la iglesia Nuestra Señora del Carmen, templos chinos y deambular por sus calles y hacer un alto para degustar un bocado local. En dirección sur se alcanza la zona de Cotai, un emplazamiento artificial que se ha levantado para unir la isla de Taipa con la de Coloane. Aquí se encuentran más casinos: The Venetian, City of dreams y, pronto, el Galaxy.

Mención especial hay que hacer al gran casino The Venetian. Propiedad de Sheldon Adelson, el mismo que tratar de levantar Eurovegas en Madrid. El complejo es una vanidosa recreación de la ciudad de Venecia. Cuenta con la Torre del Reloj de la Plaza San Marcos, el Puente de los Suspiros y hasta en su interior ha construido canales que recorren un gran centro comercial, con gondoleros que cantan ópera. Igual que ocurre con el resto de imponentes casinos, éste cuenta con dos hoteles, el Four Season y The Venetian. A diferencia de Las Vegas, en Macao no se prodigan las actuaciones y los espectáculos en directo, sin embargo, el Circo del Sol cuenta con un número permanente.

Para descansar

La isla de Coloane es el lugar perfecto para descansar y huir de todo lo que rodea a los casinos. En el pasado, era una isla ocupada por la vegetación, con grutas marinas, cortada por severos acantilados, por lo que los piratas la usaban como escondite.

Hoy es el pulmón de Macao, donde hay más zonas verdes y donde se encuentran las playas de Checo Van y Hac Sá, además de un campo de golf. Es agradable pasear por el casco viejo de la villa de Coloane y ver la iglesia de San Francisco Javier y la plaza en la que se ubica.

Y si el hambre aprieta se puede probar a ver si es verdad eso que dicen que en Coloane hacen los mejores dulces de Belem de Macao. Contrastes en cada esquina, engullidos por el inigualable sonido de las tragaperras.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Las Vegas de Asia
Bullicio en una calle de la ciudad. / Galo Martín
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.