diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 10 / 14 || Mañana 7 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«'Asier eta biok' está llegando al público y genera debate pese a las trabas»

CINE

«'Asier eta biok' está llegando al público y genera debate pese a las trabas»

Aitor Merino, director de la película que cuenta su amistad con un militante de ETA, dice que «la detención de Asier hace más pertinente el filme»

31.01.14 - 07:21 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Cines Príncipe de Donostia. Sesión de tarde. Termina la proyección de 'Asier eta biok' en una sala casi llena de espectadores. Parte del público amaga con un aplauso; la mayoría mantiene silencio. A la salida se forman círculos en los que se escuchan valoraciones contradictorias. «La película es demasiado comprensiva con la figura del 'etarra'», dice un espectador. «Pues yo creo que el documental sí es crítico con la violencia: el alegato de la madre contra las pistolas es demoledor», responde otro asistente. «Al menos la película es un acercamiento original a un tema del que estamos aquí tan aburridos», tercia otro aficionado.

La película genera debate, sin duda. «Eso nos ha salido bien porque es precisamente lo que buscábamos», explica Aitor Merino, codirector del filme junto a su hermana Amaia. Pero lo que no está funcionando al mismo nivel es el otro objetivo. «Queríamos salir al encuentro del público de fuera de Euskal Herria, plantear esta historia para ayudar a entendernos a quienes vivimos aquí», agrega Merino a este periódico. «Y estamos encontrando demasiadas trabas».

Cuando el actor Aitor Merino, nacido en Donostia pero pamplonés de ejercicio, se planteó rodar este documental sobre su relación con Asier Aranguren, compañero de la infancia que terminó militando en ETA, «mi pretensión era que mis amigos de Madrid, donde vivo hace ya tantos años, entendieran cómo es posible mantener esa amistad más allá de la justificación de la violencia».

Pero para sus amigos de Madrid no ha sido fácil acceder a la película. Ni para muchos otros. «La distribución de 'Asier eta biok' ha encontrado todas las trabas del mundo», lamenta Merino. «Muchos exhibidores ni siquiera han aceptado ver la película. Les asusta el título y el tema».

Pese a los obstáculos, el filme se estrenó hace dos semanas. «En las capitales de Euskal Herria empezó funcionando muy bien, especialmente en Pamplona», dice el director. Pero en San Sebastián, también. Según los datos facilitados por la empresa Sade a DV, más de un millar de espectadores vieron la película en sus primeros días.

«En Madrid se estrenó en una pequeña sala, la Artistic Metropol, con muy buena respuesta de un público que muchos días llena el aforo, pero también en Barcelona, Palma de Mallorca o Lleida», agrega Aitor Merino. La película también llegó a festivales, como el de Mérida, en Extremadura, «donde los espectadores aplaudieron, nos animaron y suscitaron un debate muy interesante».

Una «ingenuidad buscada»

Y es que Merino repite una y otra vez esa pretensión de «generar debate». «Yo sigo con mucha atención la reacción del público. Veo que algunos aplauden al terminar, sí, pero también que otros se quedan callados, incluso con desagrado por cosas que han escuchado en la película, y me interesan también muchísimo. Comprendo perfectamente que alguien que se haya visto obligado a llevar escolta se sienta incómodo en algún momento. Es una historia planteada sin intención de convencer a nadie. Yo no creo en la objetividad: cuento mi amistad con Asier, sin más».

Hay quien critica a los autores del filme la supuesta 'ingenuidad' con que está narrada la historia. «Esa 'ingenuidad' forma parte de mi propia personalidad, y espero no perderla con los años», rebate Aitor Merino. «Pero sí, en parte estaba buscada: yo soy el personaje 'conflictuado'. Soy vasco en Madrid, no me gustan las banderas pero vivo rodeado de ellas. Tengo muchos amigos que no entienden que pueda mantener amistad con una persona vinculada a ETA. Yo empecé la película para enseñar a mis amigos que Asier era inocente y hacerme perdonar por ellos el hecho de ser su amigo. A medida que avanza la película descubro que quizás él no es inocente, pero tampoco yo».

La polémica que ha rodeado a 'Asier eta biok' se ha acentuado con la nueva y reciente detención de Asier Aranguren, solo unos días antes de que la película llegara a las pantallas. Aranguren estuvo diez años en las cárceles franceses por pertenencia a ETA y desde hace años residía de nuevo en su ciudad, Pamplona. Ahora ha sido nuevamente encarcelado, en el marco de la operación realizada por la Guardia Civil contra abogados supuestamente relacionados con el entramado de presos de ETA.

«La nueva detención de Asier hace aún más pertinente la película», responde Aitor Merino. «Por un lado, en lo afectivo: Asier está ahora en una celda de aislamiento en la cárcel de Aranjuez y su madre y el resto de la familia tienen que hacer cientos de kilómetros para verle cuarenta minutos detrás de un cristal. Pero también en lo político: él militó en ETA, cumplió cárcel en Francia y tengo el convencimiento personal de que lleva años trabajando como intermediario para dar salidas al conflicto que vive el país. Lo han detenido, como al resto, justo en el momento en que los presos aceptan la ley penitenciaria española para buscar un nuevo escenario de paz».

Premiada en el Zinemaldi

La historia de 'Asier eta biok' ha sido larga. Está coproducida con una empresa de Ecuador, país en el que Amaia, hermana de Aitor Merino, codirectora de la película y montadora de la misma, reside desde hace veinte años. De hecho, tiene la doble nacionalidad. El proyecto recibió ayudas en Ecuador en su fase de preproducción. La tercera persona que ha promovido el filme, junto a los hermanos Merino, es la productora Ainhoa Andraka.

El filme recibió un poderoso espaldarazo el pasado septiembre en el Festival de Cine de San Sebastián, donde logró el premio como mejor película vasca. Entonces los hermanos Merino recibieron emocionados su galardón en la gala de clausura del Zinemaldi, en el Kursaal, y dedicaron el premio al propio Asier, a su familia que participa en la película «y a los amigos de Madrid, que tanto nos han dado». Aitor Merino, dijo que «no hay nada como el poder de la palabra y del cine. Empezamos a trabajar en esta película de una manera precaria, hemos puesto mucho trabajo, mucho corazón y el resultado es éste».

Y añadió: «Ojalá este premio nos ayude a distribuir la película fuera de Euskal Herria». Cuatro meses después aquel deseo sigue vigente.

En Tuenti
«'Asier eta biok' está llegando al público y genera debate pese a las trabas»

Asier Aranguren, ahora otra vez en prisión, y el director Aitor Merino, en una imagen de 'Asier eta biok'.

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura

Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.