380.000 vacunas para combatir la gripe en el País Vasco

Osakidetza espera dar cobertura al 65% de la «población de riesgo», es decir, los mayores de 65 años y las personas con enfermedades crónicas

M. JOSÉ CARREROSAN SEBASTIÁN.

Desde el próximo lunes, día 23, hasta el 8 de noviembre. Mes y medio para vacunarse contra la gripe, una enfermedad vírica que muchos años colapsa ambulatorios y servicios de urgencias, es causa de miles de bajas laborales y, lo que es peor, se puede llevar por delante a las personas con salud más frágil, ancianos y enfermos crónicos.

Por estos tres motivos, Osakidetza presentó ayer una nueva campaña de vacunación. Como cada otoño, los principales destinatarios de la misma «son las personas mayores de 65 años y todos los pacientes crónicos», insistió el consejero Jon Darpón. El titular vasco de Salud también animó a los profesionales sanitarios a ponerse el antídoto porque al tratar con pacientes tienen más posibilidades de contagiarse y, a su vez, de transmistir el virus. Darpón consideró imprescindible que se vacune el personal de los geriátricos dado que están en contacto directo con personas con una salud muy deteriorada.

En total, el Gobierno Vasco ha gastado 1,2 millones de euros para adquirir 380.000 vacunas. Este montante es suficiente para dar cobertura al 65% de la «población de riesgo» en Euskadi, es decir, los mayores de 65 años, y las personas con enfermedades crónicas. «Pero si se necesitan más, las compraremos. No tengan duda», añadió. Frente a la corriente de opinion contraria a las vacunaciones que, en los últimos años está ganando adeptos, el titular de Salud realizó una encendida defensa de esta medida preventiva. «La vacuna es segura y eficaz. Está avalada por la Organización Mundial de la Salud», recalcó.

22 reacciones en cinco años

Jon Darpón también deshizo el mito de las reacciones adversas que produce esta medicina. Así, explicó que en los últimos cinco años se han inyectado cerca de 1,9 millones de vacunas. «En esas cinco campañas, ha habido 49 notificaciones de sospecha por reacción adversa. Después de estudiarse todos los casos, solo se han confirmado 22 reacciones. Y todas de carácter leve», resaltó.

En definitiva, el consejero consideró que la mejor manera de pasar un buen invierno -sin fiebre, dolores musculares y malestar general- es ponerse una inyección. Quienes no se animen a seguir el consejo tienen el consuelo de que, según los expertos, la cepa de virus circulante esta temporada parece que no va a ser muy virulenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos