diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 20 / 24 || Mañana 13 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El enemigo de ETA que combatió a los ultras

POLÍTICA

El enemigo de ETA que combatió a los ultras

El miembro del BVE 'Piti', recién fallecido, fue localizado gracias a Joseba Pagazaurtundúa. El jefe de la Policía Local de Andoain asesinado sabía que era objetivo de los etarras a pesar de venir «de aquel mundo»

11.08.13 - 00:08 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

«Vengo de aquel mundo y los violentos, los batasunos, los etarras, nos tienen un especial cariño, entre comillas, porque saben que hemos estado comprometidos en la lucha por las libertades y no podemos perderlas ni ante ellos». Joseba Pagazaurtundúa, sargento de la Policía Municipal de Andoain asesinado por ETA, pronunció estas palabras en 2002 tras declarar en la Audiencia Nacional por el juicio contra el etarra que mató unos meses antes a su amigo el periodista José Luis López de Lacalle. Al año siguiente se convertiría en la siguiente víctima mortal de la banda, dándose la paradoja de que décadas antes había facilitado la detención de dos miembros del Batallón Vasco Español (BVE) que cometieron siete asesinatos. Uno de ellos era el ultra andoaindarra Ignacio Iturbide, 'Piti', que apareció muerto el pasado 4 de junio en un monte de Bilbao por causas naturales.

Nacido en 1957, en el seno de una familia nacionalista, con solo 16 años 'Pagaza' se integró en ETA político-militar, pero en 1974 dejó atrás la militancia política e inició estudios de Empresariales. Los abandonó para afiliarse en 1976 a EIA (Euskal Iraultzarako Alderdia), partido legal de los 'poli-milis' que fue el embrión de Euskadiko Ezkerra. Con su ingreso en esta última formación, comenzó su lucha por las libertades en un intenso y convulso contexto socio-político marcado por los flecos de la agonía del franquismo, el inicio de la transición política, la aprobación del Estatuto de Gernika y el aumento de la actividad de ETA y del terrorismo tardofranquista.

Ideológicamente, sus amigos le consideraban «de izquierdas y algo anarco». Por eso, les sorprendió que con solo 22 años, Pagazaurtundúa se presentara a unas oposiciones para la Policía Local de Andoain, y fuera nombrado, además, sargento del cuerpo. Fue una decisión del Ayuntamiento, que quería 'rejuvenecer' la plantilla dentro del proceso de transición del franquismo a la democracia, y en un momento en el que el fuego cruzado de la violencia comenzaba a provocar la alarma social en la localidad.

El 29 de octubre 1978 ETA había asesinado en Urnieta a un miembro destacado de Gestoras pro Amnistía de Andoain al que la banda acusó de ser un «infiltrado». El 3 de febrero de 1979 tres etarras ametrallaron a guardias civiles que estaban en la entrada del cuartel, falleciendo uno de ellos. A la espiral terrorista se unieron los miembros del BVE Ignacio Iturbide y Ladislao Zabala Solchaga. El primero era un destacado ultra andoaindarra conocido como 'Piti', y el segundo era de San Sebastián e hijo de un vicepresidente de la Diputación en los 60 y nieto del general franquista José Solchaga Zala.

«Llegaron a matar lo mismo a personas sin afiliación política conocida, que a un músico o a dos gitanos. Además, atacaban de forma indiscriminada comercios y vehículos de familias de orientación nacionalista, que personas que habían sido detenidas por pertenencia a ETA o por su aspecto», rememora a este periódico un exedil andoaindarra de EE que prefiere no revelar su identidad.

'Pagaza' sospechaba que esos dos ultraderechistas estaban detrás de estas acciones, pero tuvieron que transcurrir dos años para que pudieran ser detenidos. El exconcejal desvela que una compañera de su partido le facilitó una matrícula que correspondía a un Seat 127 verde. Este vehículo aparecía ya en los partes de la Policía local como el posible coche que utilizaban los dos miembros del BVE en sus atentados. Tras comprobar que el turismo estaba a nombre de Zabala, el exedil relata que acudió al despacho del abogado y dirigente de EE Juan María Bandrés.

Asegura que el político logró, a través de varias llamadas, la identificación de este ultra, y telefoneó al entonces ministro del Interior, Juan José Rosón, con el que había colaborado para la disolución de ETA p-m. Le exigió que la Policía procediera a la inmediata detención de Iturbide y Zabala. «Le alertó de que si no se armaría una gorda», asegura el testigo. En su opinión, el ministro obligó al entonces gobernador civil de Gipuzkoa, Pedro de Arístegui, y a mandos policiales a proceder al arresto de los dos supuestos miembros del BVE. Hacía pocos días se había producido el golpe del 23-F y las autoridades necesitaban dar una respuesta ejemplarizante contra los grupos ultras.

Detenciones

'Pagaza' tenía localizado el piso franco de los dos terroristas ultraderechistas en la Parte Vieja donostiarra, pero al ser un agente local no tenía competencias para arrestarlos en la capital donostiarra. La Policía Nacional practicó las detenciones el 3 de marzo de 1981. Se les atribuyó decenas de ataques y siete atentados mortales en el llamado 'triángulo de la muerte', que abarcaba Urnieta, Hernani y Andoain. Fueron condenados por la Audiencia Nacional en 1985 a sendas penas de 231 años, aunque pasaron menos de 20 años en prisión.

A partir de la década de los 80 los grupos ultraderechistas y los GAL finalizaron su actividad terrorista y se produjo la alternancia en el poder del PSOE y PP. Sin embargo, los etarras mantuvieron sus atentados, y su entorno su amenaza a las fuerzas de seguridad y a todos los que rechazaran la lucha armada. Actuaban ajenos al contexto democrático ya consolidado y a una creciente sensibilización política y movilización social a favor de las víctimas del terrorismo.

Fue en este contexto, y ya en 1993, cuando 'Pagaza' ingresó en el PSE, partido al que se había fusionado EE, y en el que ya militaban dos de sus hermanos, Maite, presidenta hasta el pasado año de la Fundación Víctimas del Terrorismo, e Iñaki, que también participó en la lucha contra el BVE como policía municipal de Andoain.

Comenzó a combatir a ETA con la misma fuerza y tenacidad que antes lo hizo con el BVE, convirtiéndose en un enemigo a ojos de la banda y de su entorno, y en un comprometido defensor de las víctimas del terrorismo. Fue amenazado por sus denuncias de connivencia entre el Ayuntamiento, gobernado por HB, miembros de la propia Policía Municipal y activistas de la kale borroka, y por su pertenencia a la plataforma ¡Basta ya! Incluso tuvo que soportar el bulo de que pertenecía al Cesid.

Ante la creciente presión de los radicales, y temiendo ya por su vida, se trasladó junto a su familia a un puesto como jefe de grupo en la comisaría de la Ertzaintza de Laguardia. Sin embargo, en 1999 la consejería de Interior le «obligó», según denunció, a reincorporarse a la Policía de Andoain. Volvía a estar en la diana de los violentos, que le arrojaron cócteles molotov contra el balcón de su casa, le quemaron el vehículo, tuvo que pasar ante carteles contra su persona y sufrió insultos en plena calle.

Esa asfixiante situación le llevó a escribir: «Cada día veo más cerca mi fin a manos de ETA». El 8 de febrero de 2003 se cumplió su fatal presagio. Un etarra le disparó cuando tomaba un café en un bar. Murió nueve horas después en el Hospital Donostia, con 45 años. Estaba casado y tenía dos hijos.

«'Pagaza' cambió de enemigo, luchó contra ETA de forma concienzuda e implacable, igual que hizo antes contra el BVE, y por eso le mataron», lamenta el exedil.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El enemigo de ETA que combatió a los ultras

Una mujer pasa ante una pintada en una calle de Andoain hace más de una década. :: AP

El enemigo de ETA que combatió a los ultras

Ignacio Iturbide.

Elecciones Vascas 2012
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.