Conflicto diplomático por colas en Gibraltar

La tensión entre España y Gibraltar no se relaja después del conflicto surgido por las largas colas en la frontera durante los últimos días. El ministerio británico de Exteriores convocó ayer al embajador español en el Reino Unido, Federico Trillo, para quejarse por los «injustificados e inaceptables» retrasos en la verja a cuenta de lo que calificó de «controles desproporcionados».

Ante la ausencia de Trillo, de vacaciones, acudió a la cita el encargado de negocios Ramón Gandarias, quien anunció a su interlocutor, el diplomático británcio, Simon Grasss, que España considera esos controles «irrenunciables». Solo horas antes de que Londres convocara a Trillo, el Gobierno español había denunciado el acoso a policías españoles por parte de un colectivo nacionalista del Peñón, que ha reproducido en internet fotos de los agentes que trabajan en la verja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos