diariovasco.com
Jueves, 31 julio 2014
claros
Hoy 17 / 23 || Mañana 16 / 21 |
más información sobre el tiempo

Pelota

Estás en: > > >
El cambio de chip de Aimar

PELOTA

El cambio de chip de Aimar

Salva Vergara destaca que «ha sustituido la volea por el sotamano». «Decidió modificar su juego tras la derrota contra Bengoetxea VI en 2008», afirma el director deportivo de Asegarce

02.07.13 - 00:06 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Siempre se ha dicho que en el deporte se aprende más de las derrotas que de las victorias, lema que posiblemente vale igualmente para otros ámbitos de la vida. El Aimar Olaizola que ganó el domingo en Bilbao su cuarta txapela manomanista es el mismo que en 1999, hace catorce años, se adjudicó el título individual de Segunda al derrotar a Philippe Hirigoien en el Astelena de Eibar. Pero no juega igual. Figuraba entonces en la nómina de Aspe. Hoy en día es el principal quebradero de cabeza de la empresa que le permitió debutar en el profesionalismo.

Salva Vergara, director deportivo de Asegarce, ha vivido de primera mano la carrera del delantero de Goizueta desde que en 2001 recaló en su actual empresa. Su evolución como pelotari incluye una transformación como manomanista de la que el exdelantero de Etxalar ha sido testigo directo y cercano.

Vergara asegura que hay un partido que marca un antes y un después en la trayectoria de Aimar Olaizola en el Manomanista. «Para mí, cambió de chip el día que perdió contra Oinatz Bengoetxea en la edición de 2008. Era el campeón y cayó eliminado en cuartos de final. Aquel partido se disputó en el Astelena de Eibar y Aimar se adelantó 7-0. Ganaba fácil y Bengoetxea VI comenzó a desplegar su juego de sotamano y de saque-remate. Consiguió una tacada de quince tantos para voltear el marcador 7-15 e imponerse 12-22. Fue a partir de entonces cuando Olaizola II varió su concepto del mano a mano».

Aquel día preguntaron a Aimar si había pensado en algún momento restar de aire los saques de Oinatz. ¿Saben qué respondió?: «Con lo que le pego yo de aire...». Daba a entender, más o menos, que descartaba de salida esa opción. Hoy en día, sin embargo, resta más de aire que a bote frente a cualquier contrario.

Salva Vergara observa otra modificación notable en el de Goizueta cuando salta a la cancha para jugar mano a mano: «Antes trabajaba mucho de volea, golpe que sustituyó por el sotamano, con el que ha ganado muchos enteros. Mete muy bien la cintura y goza de tal manera que pone la pelota a tres cuartos de altura en el frontis y la manda a botar al cuatro o al cinco. Además le da dirección hacia la pared izquierda para dificultar la posible entrada de aire del rival en la siguiente acción».

La transformación tardó en dar sus frutos por distintas razones. Al año siguiente, 2009, las bajas de Barriola y Beloki por lesión provocaron que sólo disputara un encuentro, frente a Urberuaga, antes de una final en la que Irujo le arrolló 22-12. En la siguiente edición, la de 2010, sufrió la rotura del ligamento cruzado de la rodilla en su estreno ante Patxi Ruiz en el Labrit. Quedó inédito por culpa de la grave lesión.

Hubo que esperar hasta 2011 para ver la nueva versión manomanista de Aimar Olaizola. Volvió con tanta fuerza que lleva tres finales consecutivas y dos txapelas. La primera se le escapó ante Xala «en uno de los mejores partidos que le recuerdo a Aimar. Fue la final de la apendicitis de Xala. Parecía que Olaizola II la tenía controlada. Ganaba 17-10 y 18-14 hasta que el de Lekuine, rebosante de inspiración, le remontó. Acertó en todos sus remates. Aimar no pudo hacer nada después de haber completado una actuación para mí perfecta hasta esa recta final».

«Es muy trabajador»

Vergara subraya que «Aimar Olaizola ha trabajado mucho su nuevo estilo. Se ha esmerado en mejorar la técnica del sotamano. El resultado salta a la vista. No hace entrenamientos específicos fuera de la temporada propia del Manomanista. Ha ensayado con mimo, por ejemplo los saques cruzados a la pared izquierda. Para la final del domingo no ha realizado ninguna sesión exigente desde el punto de vista físico. Ha preferido entrenamientos técnicos en los que ha alternado remates a las esquinas con saques y restos».

El director deportivo de Asegarce añade que «tampoco es exigente a la hora de elegir sparring. Ha estado con Ibai Zabala, Lemuno, su hermano Asier... Sólo me pidió una vez a Urrutikoetxea, con el que estuvo en Arrigorriaga. Aquel día quería entrenarse con un pegador».

Vergarilla considera que «la capacidad física de Olaizola II viene de fábrica. Recupera muy bien entre tanto y tanto. También es verdad que se cuida mucho durante todo el año. Hace sobre todo trabajo de mantenimiento. Acude a Tolosa para entrenarse con Etor Mendia, nuestro preparador físico para el grupo guipuzcoano de pelotaris. Yo paso el verano en Hondarribia y me lo he encontrado más de una vez corriendo por el monte Jaizkibel. Sabe lo que le toca hacer cada día y funciona como un reloj en esos temas».

El responsable deportivo de Asegarce incorpora otro detalle a su explicación: «Aimar ha superado dos lesiones muy importantes: una muscular en el brazo derecho y posteriormente la rotura del ligamento cruzado de la rodilla. Su recuperación llama la atención porque yo diría que está a mejor nivel que antes de caer lesionado. Las dos recuperaciones en el centro de rehabilitación de Vitoria le han permitido adquirir unos hábitos de ejercicio y de trabajo que le han venido de maravilla. Por cierto, en cuanto siente algunas molestia acude enseguida a la fisioterapeuta Itsaso Sánchez. Es muy meticuloso».

veces golpearon de aire la pelota Olaizola II (50) e Irujo (67). Este número supone casi el 46% del total de 255 pelotazos.

saques de los 29 de la final se restaron de aire, el 72% del total. Los finalistas optaron por quedarse atrás sólo ocho veces. Irujo adelantó su posición en 17 ocasiones -falló en cinco- y Aimar, en cuatro.

solo saque-remate deparó el partido, el del 17-6. Aimar culminó de gancho después de que Irujo restara a bote desde el ocho.

pelotazos más que en la final manomanista del año pasado, que concluyó con idéntico resultado, 22-7. Dieron 253 en 2012 y han dado 255 en 2013.

pelotazos en el tanto más largo de la final, el 13-5. Olaizola II tuvo que lanzarse al suelo en el txoko para devolver la última pelota y acabó sangrando de una herida en el codo izquierdo.

remates de Irujo acabaron en tanto: el dos paredes de zurda del 6-13 y la volea del 7-17. No estuvo fino el de Ibero a la hora de culminar.

veces se han enfrentado estos dos pelotaris mano a mano en toda la cancha en el frontón Bizkaia y Olaizola II se ha impuesto en todas. También este recinto ha albergado tres Olaizola II-Irujo dentro del cuatro y medio con un balance de dos victorias para el de Goizueta y una para Irujo.

años tiene Aimar Olaizola. Sólo cuatro pelotaris han sido campeones manomanistas con mayor edad: Atano III (42), Retegi II (38), Lajos (36) y Arretxe (35).

txapelas de Primera suma Olaizola II a lo largo de su carrera: cuatro del Manomanista (2005, 2007, 2012 y 2013), seis del Cuatro y Medio (2002, 2004, 2005, 2008, 2011 y 2012) y dos de Parejas (2008 con Mendizabal II y 2011 con Begino).

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El cambio de chip de Aimar

Aimar Olaizola posa con su hijo Irai en la cena de celebración de su cuarta txapela manomanista. :: MICHELENA

buscador

Buscador de deportes
buscar
Consigue el 11 ideal de la Real Sociedad
Videos de Deportes
más videos [+]
Deportes
--%>
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.