Gipuzkoa registró 1.300 cicloturistas entre los 2.500 vascos inscritos

DVSAN SEBASTIÁN.

La Quebrantahuesos se ha convertido en los últimos siete años en todo un fenómeno de participación entre los aficionados al cicloturismo. Hay hombres y mujeres de todo tipo. Desde los que salen simplemente con la idea de finalizar la prueba, hasta quienes se marcan el objetivo de conseguir buenos tiempos.

El récord de la prueba lo sigue teniendo Mikel Azparren, con un crono de cinco horas, 21 minutos y cinco segundos. Batieron su propio récord en bajada, que estaba en 110 kilómetros por hora, para dejarlo en 115, lo que es una temeridad.

La presencia de cicloturistas vascos y guipuzcoanos en la Quebrantahuesos ha sido siempre muy importante. En la presente edición había inscritos 2.500 vascos, de los que 1.300 eran guipuzcoanos, entre los 10.300 participantes. El tándem de Mikel Azparren y Juan Mari Berakoetxea fue el único guipuzcoano en esa modalidad que tomó la salida ayer en tierras oscenses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos