Carla, Hollande y el pingüino

La mujer de Sarkozy ridiculiza a su sucesor en una canción con la que se venga del glacial relevo en el Elíseo

FERNANDO ITURRIBARRIA , DIARIOVASCO.COM
Carla, Hollande y el pingüino

La venganza es un plato que se sirve frío. A temperatura polar de pájaro bobo la cocina Carla Bruni en su próximo disco. 'El pingüino', una de las canciones, está inspirada en François Hollande, según los exégetas 'carlistas'. Es la revancha precongelada de la mujer de Nicolas Sarkozy por el gélido traspaso de poderes brindado por su sucesor. Aquel 5 de mayo último el nuevo inquilino del Elíseo estuvo glacial. Ni se dignó acompañar al mandatario saliente hasta el coche, como mandan los cánones de la cortesía republicana. Le dio la espalda y se introdujo con Valérie Treirweiler en palacio. Qué frescura. La exprimera dama se quedó helada. No lo ha olvidado.

'Little french songs', el cuarto álbum de la cantante italiana, saldrá a la venta el próximo 1 de abril. No es una inocentada, aunque la fecha sea equivalente a nuestro 28 de diciembre. En tiempos de recortes no se gastan ni bromas. Pero se afilan las navajas. Y las plumas de las letristas:

«Al pingüino se acude a comer en su mano, adora eso el pingüino, se pone en plan soberano, pero yo le conozco al pingüino, no tiene modales de señor del castillo, está mal educado el pingüino, tengo que darle cursos de compostura, si un día te vuelves a cruzar en mi camino, te enseñaré pingüino a hacerme el besamanos».

El estribillo también suena a himno 'hollandés'. «Ni feo ni guapo el pingüino, ni alto ni bajo, ni frío ni caliente el pingüino, ni sí ni no». 'Monsieur ni oui ni non' era uno de los apodos otorgados a Hollande durante la campaña presidencial por su proverbial carácter indeciso. Por si quedara alguna duda sobre la identidad del pájaro bobo desplumado por la Bruni, la canción ofrece otra pista pérfida. «Pingüino, tienes pinta de estar solito en tu jardín». Es una alusión transparente al retrato oficial de Hollande, fotografiado por Raymond Depardon en los jardines del Elíseo.

Sobre los malcriados

¿Quién se esconde detrás del pingüino? La pregunta se la formuló a la cantautora el semanario 'Le Nouvel Observateur' antes de que se le identificara con el presidente socialista. «Es una canción sobre los malcriados, esa gente desagradable que para mí es un misterio», contestó antes de negar que se refiriera a los periodistas, faltaría más. «La cortesía es una gracia, no encuentro excusas a quienes no la tienen», apostilló. «Yo no soy belicosa, pero soy respondona y, a la fuerza, me he vuelto maligna», confesó.

Es conocida la escasa simpatía de Carla Bruni, votante desencantada de la izquierda, por el sucesor de su marido. «Hollande no es formidable», suele comentar en privado según reveló en enero el digital conservador Atlantico. «Le vamos a tener diez años porque dentro de cinco se enfrentará en la segunda vuelta a Marine Le Pen y, por supuesto, ganará», vaticinó entonces. «Nicolas podría evitar a Francia ese duelo horroroso, pero no me apetece nada que se tire de nuevo al agua», reconoció. «Somos muy felices en nuestra nueva vida», remachó la autora de 'El pingüino' que, a sus 45 años, desea dedicarse a la música «hasta que me muera». Hollande tiene pitido en los oídos para rato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos