El Bera Bera quiere despedirse de Europa con un buen sabor

XABIER GALARTZASAN SEBASTIÁN.

Ni épica, ni hazaña, ni gesta impensable, ni remontada histórica ni nada que se le parezca. El término más ajustado que se podría emplear en el más que remoto caso que el Bera Bera garantizase su continuidad en Europa sería el de milagro. Aunque incluso resulta ofensivo especular con un posible clasificación, teniendo en consideración la losa con la que acuden hoy (15:00 horas) a Alemania es de nada menos que 18 goles (15-33), amén de la calidad y potencial contrastado de su rival, el Thüringer, a su paso por el Gasca, vencedor de las dos últimas bundesligas y vigente líder.

De ahí que la plantilla donostiarra se tome la disputa del partido de cuartos de final de la Recopa como un trámite. Partirá con la opción de tener que jugar sin ninguna presión. En este caso particular, el reto que se ha marcado, asumiendo su anticipada eliminación del campeonato, es la de tratar de lograr una victoria honrosa.

La superioridad del cuadro germano quedó más que demostrado hace una semana. Esta máxima no cogió desprevenido a nadie, en virtud de las referencias y datos que se tenían del rival. Lo que quizá no haga justicia es la errónea interpretación que se pueda extraer del abultado resultado del Gasca.

El partido se rompió por completo en la tras el descanso, al que se llegó con un parcial de 7-9, después de mantener una equilibrada lucha. En la reanudación el Bera Bera se vino abajo por completo. Eso significa que las diferencias que separan a uno de otro equipo no son tan exageradas. La consigna que Reyes Karrere les ha dado para este envite a sus jugadores es que «disfruten del partido». La trayectoria del equipo en lo que va de temporada es inmejorable y el reto que tienen las donostiarras es conseguir el triplete, para lo que necesitan llevarse por primera vez la Liga, que tienen muy bien encaminada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos