Bildu plantea medidas disciplinares a concejales que filtren información

Incluiría esta medida en el Reglamento Orgánico de Pleno para evitar que los medios conozcan datos que no se hagan públicos de forma oficial

ANA VOZMEDIANO , DIARIOVASCO.COM

La Comisión para la reforma del Reglamento Orgánico del Pleno (ROP) ya ha dado sus primeros pasos en una nueva reunión que se celebró ayer y que fue analizando paso por paso cada aspecto del llamado ROP. La reforma se ha hecho a instancias de PSE y PNV y el texto original ha recibido más de 150 enmiendas de todos los grupos de la Corporación.

El ROP debe establecer las reglas de juego del funcionamiento municipal, distribuir qué temas competen al Pleno y cuales son sólo potestad del gobierno municipal, una cuestión delicada si se tiene en cuenta que el actual ejectutivo, conformado en solitario por Bildu, cuenta con ocho de los 27 concejales de la Corporación. Una mayor exigencia en cuanto al control plenario podría suponer dificultades.

Dentro de las reformas al texto del Reglamento que el equipo de Juan Karlos Izagirre quiere sacar adelante se encuentra un punto que se refiere a los medios de comunicación y a la información que éstos reciben. Se recogerían sanciones disciplinarias en el caso de que un concejal aporte a un cualquier periodista la información a la que ha tenido derecho en función de su cargo. Lo que se califica como filtración, es decir, todo debe ceñirse a los datos oficiales que ofrezca el gobierno.

No se determina cómo se llevaría a cabo la investigación, ni tampoco cuáles son los mecanismos de castigo para el concejal 'díscolo'. La cuestión, según pudo saber este periódico, aún no se ha tratado en la comisión de la que forman parte el socialista Enrique Ramos como presidente, el alcalde Juan Karlos Izagirre, su edil de Urbanismo, Ricardo Burutaran; José Luis Arrúe del PP e Iñaki Gurrutxaga del PNV.

Otra de las cuestiones que también figura en el proyecto de ROP es que se elimine uno de los derechos de los concejales, que tienen que conocer a información y documentación municipal antes de que sea de libre acceso a la ciudadanía. De esta forma, diferentes sectores podrían ser prioritarios a la hora de recibir esa documentación por encima de cargos electos.

Las mociones

Esta es una de las cuestiones que puede resultar más polémica, cómo y quién decide qué se hace con todo aquello novedoso o no que se genera en el Ayuntamiento. En principio, la propuesta de la oposición pretende limitar poderes del ejecutivo, mientras que éste baraja reducir, por ejemplo, el impacto que pueden tener las mociones y el gran número de propuestas que se plantean en cada sesión plenaria.

Por ello se plantean que, para presentar una de estas mociones, antes deba pasar por un proceso jurídico y económico que analice su o viabilidad. De forma simbólica se plantea también que los ediles dejen de tener el título de ilustrísimo, (el que fuera concejal de Cultura, Ramón Etxezarreta, renunció a él hace años). O que se regulen fórmulas de participación ciudadana en los plenos o en las comisiones.

Hay que recordar que el actual Reglamento ya incorpora el llamado turno popular, que se recogió durante la legislatura 1995-1999 y que, pese al entusiasmo inicial, quedó en desuso hace ya algunos años

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos