diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 20 / 24 || Mañana 13 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El temporal se aleja tras cerrar carreteras y dejar sin luz a miles de hogares en Gipuzkoa

TEMPORAL

El temporal se aleja tras cerrar carreteras y dejar sin luz a miles de hogares en Gipuzkoa

Las nevadas impidieron que se circulara con normalidad por los altos de montaña. Alrededor de 11.000 clientes de Iberdrola se quedaron sin servicio eléctrico en varias comarcas guipuzcoanas

13.02.13 - 00:15 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Los pronósticos meteorológicos no estuvieron esta vez tan afinados. Vaticinaron nevadas a quinientos metros, pero lo cierto es que la nieve cuajó por debajo de los doscientos. Media Gipuzkoa se cubrió de blanco y con las nieves llegaron las complicaciones en las carreteras no solo del territorio sino de toda la comunidad. Hubo dificultades en el tráfico ferroviario y se produjeron cortes en el suministro eléctrico, así como desprendimientos. La nieve y las abundantes precipitaciones provocaron la crecida de los ríos, si bien ninguno se desbordó en Gipuzkoa. No sucedió lo mismo en Bizkaia, donde las aguas rebosaron en cinco cauces.
Ha sido el temporal más duro del invierno, hasta el momento. La nieve comenzó de madrugada a perturbar el tráfico. Ya a las cinco y media de la mañana se cortó la circulación en el puerto de Etxegarate, una de las principales vías de comunicación con la meseta. Aun cuando las máquinas quitanieves no pararon un solo instante, los camiones que a esa hora circulaban tuvieron serias dificultades para llegar al alto.
Ante el riesgo de colapso, la Er-tzaintza efectuó cortes periódicos para que las quitanieves pudieran trabajar. De todas maneras, quienes lograban salvar las dificultades se enfrentaban a nuevas y graves complicaciones tanto en Alsasua como en la N-I, en el tramo entre Navarra a Álava, donde se habían acumulado hasta cuarenta centímetros de nieve. Esta situación, que se mantuvo prácticamente durante toda la mañana, dio lugar a que por momentos el tráfico se ralentizara y se formaran retenciones.
Algo similar sucedió en la autovía a Pamplona, donde la Ertzain-tza cortó en varias ocasiones el acceso en Andoain, mientras las quitanieves se esforzaban en dejar la vía expedita. La Policía aconsejó a los transportistas que utilizaran como vía de comunicación con Álava la autopista Eibar-Vitoria (AP-1) que soportó complicaciones.
Las dificultades llegaron también a la autovía de Beasain a Zumarraga, donde la nieve y varios accidentes desembocaron en el cierre de la carretera. En la zona se produjeron retenciones durante toda la mañana. Además, la nieve obligó a cerrar los puertos de Bidania, Elosua, Kanpanzar, Arlaban, Leintz-Gatzaga, Otzaurte, San Miguel, Udana, Urraki y Urto. El alto de Deskarga estuvo temporalmente cerrado.
Problemas en accesos
Pero solo nevó en abundancia en los puertos. En el corredor de la N-I, entre Tolosa y Beasain, a no más de 175 metros de altitud y a 0,5 grados, las nevadas fueron continuas durante la mañana. Llegaron incluso a los núcleos urbanos. Legorreta, Itsasondo, Ikaztegieta, Ormaiztegi, Zumarraga Antzuola, Bergara, Soraluze... tenían los tejados blancos.
Buena parte de los accesos a algunos de estos municipios se encontraban en pésimas condiciones. La flota de vehículos de la Diputación fue ayer a todas luces insuficiente para combatir al temporal. En Elgeta fueron los medios del Ayuntamiento los que abrieron la carretera que conduce a Bergara.
En puntos altos del territorio, como en Arantzazu, se acumularon hasta veinte centímetros de nieve. Una cantidad parecida había en Etxegarate. En la A-15, en Pagozelai, superaban los veinte centímetros, mientras que en Berastegi había entre 10 y 15. En cotas más bajas se alcanzaron espesores de cinco centímetros. Las complicaciones en la red de carreteras se mantuvieron hasta bien entrada la tarde, cuando empezó a mejorar la situación.
A los problemas por la nieve se sumaron también los causados por las lluvias. Las precipitaciones acumuladas volvieron a causar desprendimientos. Uno de los más importantes se produjo en Azkoitia, en el barrio de Mártires, donde una lengua de tierra que arrastró varios árboles sepultó la carretera. Cerca de cuarenta caseríos quedaron aislados, e incluso se barajó la posibilidad de evacuar a los residentes en helicóptero o tractores.
También se produjeron desprendimientos en Mutriku y Ondarroa. En el barrio bergarés de San Pruden-tzio, la caída de un árbol sobre la carretera cortó a primera hora de la mañana la circulación en sentido hacia Oñati.
El balance de daños fue largo. Debido al temporal, unos 22.000 clientes de Iberdrola, 11.000 en Gipuzkoa y otros tantos en Álava, quedaron sin servicio eléctrico. Según fuentes de la compañía, en el caso de Gipuzkoa los municipios afectados fueron Aretxabaleta, Urretxu, Legazpi, Eskoriatza, Oñati, Bergara, Arrasate y Antzuola, entre otros. A las siete de la tarde solo quedaban 600 abonados sin energía. Iberdrola confiaba en que a lo largo del día se pudieran resolver todas estas incidencias. Desde la compañía informaron de que más de 150 operarios trabajaban en la reparación de las averías.
Sin trenes hacia Brinkola
Precisamente, la falta de energía y las dificultades para desplazarse en el Alto Deba obligaron a suspender las clases de Mondragon Unibertsitatea. Las facultades cerradas fueron la de Empresariales de Oñati, así como la de Humanidades y Ciencias de la Información, ubicadas en Aretxabaleta y Eskoriatza.
La red ferroviaria quedó cortada a la circulación entre Bilbao y Miranda de Ebro debido a la caída de árboles en la localidad navarra de Izarra, mientras que en la línea Irun-Miranda el tráfico fue interrumpido entre Beasain y Brinkola por otro árbol, y entre Zegama y Vitoria por la falta de energía eléctrica. Fuentes de Renfe indicaron que en total nueve trenes se vieron afectados y que en varios casos los viajeros pudieron ser transportados en autobús, aunque en otros tuvieron que permanecer en los convoyes a la espera de que fueran recogidos o de que se despejase la vía.
En Gipuzkoa, al contrario de lo que sucedió en Bizkaia, donde cinco ríos se desbordaron, no hubo inundaciones. No obstante, se decretó la alerta amarilla en el Deba, a su paso por Altzola, y en el Oria, a la altura de Alegi. El Urumea se mantuvo en niveles altos, pero no rebosó. Las precipitaciones fueron intensas. En las últimas veinticuatro horas -entre las 12.00 horas del martes hasta la 12.00 de ayer- se registraron 33 litros en Igeldo, por 20 en Hondarribia. En Azpeitia se midieron 52, mientras que en Elgeta cayeron 67. En el aeropuerto de Bilbao se recogieron 68 litros y en Amorebieta precipitaron 71.
El Gobierno Vasco activó la situación 1 de la Fase de Emergencia del Plan por Riesgo de Inundaciones, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, siguió por videoconferencia los trabajos de la mesa de crisis reunida en Bilbao.
En Bizkaia la principal consecuencia de las lluvias fueron los desbordamientos. La situación más grave se registró en la zona de Asua y Sangróniz, donde se activó una alerta de nivel rojo, mientras que en otras cuencas fluviales, como Gobela, Butrón y Kadagua, el estado de los cauces osciló entre los niveles naranjas y amarillo. Además, el Nervión se salió de su cauce en Bilbao, a la altura de Zorrozaurre, Campo Volantín y Universidad de Deusto, y el río Ibaizabal lo hizo en los municipios de Etxebarri y Galdakao.

En Tuenti
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.