diariovasco.com
Jueves, 24 julio 2014
nuboso
Hoy 17 / 22 || Mañana 18 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Un asteroide rozará la Tierra el viernes

AL DÍA

Un asteroide rozará la Tierra el viernes

La roca se acercará a solo unos 27.000 kilómetros del planeta pero no hay riesgo de impacto. El objeto, de 45 metros de diámetro, tendrá su máxima aproximación hacia las 20.27 horas y podrá verse con prismáticos o telescopios

10.02.13 - 00:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

2012 DA14 no tenía nombre hasta que el 23 de febrero de 2012 fue bautizado por los astrónomos del observatorio español de La Sagra que lo descubrieron. Y desde entonces lo de menos fue su identidad. Lo importante era saber si este asteroide de 45 metros de diámetro y 135.000 toneladas de peso impactaría el próximo día 15 contra la Tierra.

No lo hará, aunque se puede decir que rozará nuestro planeta. La roca cruzará la órbita de la Tierra a una distancia de tan solo 27.000 kilómetros y a una velocidad relativa de 22.104 kilómetros por hora para después alejarse de nosotros. Volverá a visitarnos como lo ha hecho desde tiempos inmemoriales aunque no se acercará tanto como ahora, al menos a medio plazo.

2012 DA14 sigue una órbita alrededor del Sol muy parecida a la de nuestro planeta, al que se aproxima dos veces al año sin que hasta ahora nadie se haya dado cuenta. La gran novedad de esta nueva visita es que esta es la primera vez que un asteroide ya detectado y de cierta entidad pasa tan cerca de la Tierra, lo que ha dado tiempo a toda la comunidad astronómica a prepararse para su observación. El próximo viernes cientos de equipos y observatorios de todo el mundo estarán listos para captar el paso de la roca, que se podrá divisar con la ayuda de telescopios y prismáticos, aunque no a simple vista. El mejor momento para verlo en Euskadi será hacia las 20.27 horas si las nubes no lo impiden.

El asteroide es del tipo NEO (Near Earth Objetc), lo que significa que este objeto tiene una órbita próxima a la Tierra. Además es del grupo Apolo, que quiere decir que tiene el peligroso hábito de cruzar periódicamente nuestra órbita. Hasta marzo de 2012 se habían descubierto 4.331 asteroides de este tipo, pero es la gran semejanza de la órbita de 2012 DA14 con la de nuestro planeta lo que lo convierte en un objeto extraordinario.

«Se considera que son potencialmente peligrosos los asteroides que se aproximan a un millón de kilómetros de la Tierra, así que este va a estar muy cerca», afirma Miren Millet, responsable del Planetarium Donostia. Tan cerca que pasará por debajo de la órbita de los satélites geoestacionarios de comunicaciones, situados a una distancia de entre 35.000 y 42.600 kilómetros sobre el Ecuador terrestre. Según Millet, «la probabilidad de colisión es muy baja porque el asteroide no atraviesa el anillo geoestacionario». Lo que está descartado es que la Estación Espacial Internacional, que órbita a una altitud de entre 330 y 410 kilómetros, corra peligro.

Sin riesgo

La posibilidad de un impacto contra nuestro planeta se desechó poco después del descubrimiento de 2012 DA14 pero, para despejar posibles dudas, la NASA ofreció el jueves una rueda de prensa en la que descartó cualquier riesgo de colisión. La agencia espacial estadounidense estima que un asteroide más bien pequeño como 2012 DA 14 pasa cerca de la Tierra cada cuarenta años, pero solo llegaría a colisionar una vez cada 1.200 años. Si las estadísticas no mienten queda aún mucho tiempo para que haya un impacto que, de todas formas, tarde o temprano se producirá. Y si se equivocan, el pequeño tamaño del asteroide que ahora nos visita es una garantía de que una colisión no producirá un cataclismo planetario como el que causó el meteorito de 10 kilómetros de diámetro que provocó la extinción de los dinosaurios.

Es un consuelo que, sin embargo, no libraría al planeta de sufrir una catástrofe regional. En el supuesto hipotético de que 2012 DA14 choque contra la Tierra el golpe liberaría una energía de unos 2,4 megatones. Se cree que algo similar fue lo que ocurrió en 1908 en Tunguska (Siberia), donde una gran explosión asoló unos 2.000 kilómetros cuadrados de taiga. Por fortuna, la zona estaba despoblada y solo se contabilizó oficialmente un fallecido.

2012 DA14 fue descubierto hace un año pero pueden haber más asteroides dando vueltas por el espacio y aproximándose a la Tierra sin que nadie los haya descubierto. «Son muy difíciles de detectar. Son pequeños, se mueven deprisa y reflejan muy poca luz, por lo que son casi invisibles. Es mucho más sencillo encontrar cometas», afirma Miren Millet.

Este año no habrá que ir muy lejos para verlos. En los próximos meses se acercarán a la Tierra tres cometas y es posible que dos de ellos puedan ser observados a simple vista desde el País Vasco, aunque esto depende de lo que ocurra cuando pasen junto al Sol. En marzo nos visitará PanStarrs, que a partir del día 10 de ese mes será visible en los atardeceres del hemisferio norte. También en marzo el cometa Lemmon se dejará ver en el hemisferio sur pero cuando llegue a la altura de Euskadi ya no será visible a simple vista.

Y lo más espectacular llegará en a final de año, cuando el espacio nos traiga por primera y última vez al cometa ISON. Se espera que entre principios de diciembre y el 8 de enero este objeto alcance un gran brillo, sobre todo en Navidades.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.