Los mendarotarras acudieron a la ermita de la Santísima Trinidad el día de San Blas

I. LAZKANO , DIARIOVASCO.COM
Los mendarotarras acudieron a la ermita de la Santísima Trinidad el día de San Blas

El pasado domingo se celebró la festividad del día de San Blas. Es una fiesta de una larga tradición, acompañada de una completa liturgia de rezos, bendiciones y con la torta de San Blas.

Sin embargo, es más novedoso el lugar que en los últimos años los mendarotarras han escogido para festejar este singular día. Antaño los actos religiosos se solían realizar en las iglesias de los barrios de Garagarza o Azpilgoeta.

Pero desde hace unos pocos años, el evento se ha trasladado a la ermita de la Santísima Trinidad, ya que allí se encuentra un gran cuadro de San Blas. Aprovechándose de su magistral presencia, una vez más, el pasado domingo se llevó a cabo la misa mayor, a las 12 del mediodía.

Numerosos mendarotarras acudieron con una gran variedad de alimentos y el típico hilo blanco, para que estos fuesen bendecidos, acción que el párroco Ángel llevó a cabo con gran maestría.

Según cuenta la leyenda, San Blas fue un médico armenio, que posteriormente se convirtió en obispo. Fue torturado y ejecutado por las tropas del emperador Romano Licinio, a comienzos del siglo IV después de Cristo y debido en parte a su pasado como médico, se le considera patrono de los enfermos de garganta, así como de los otorrinolaringólogos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos