diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 5 / 11 || Mañana 3 / 14 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Los Caldereros, contra viento y marea

san sebastián

Los Caldereros, contra viento y marea

La Reina pidió en el pregón leído en la plaza de la Constitución que no se deje morir el puerto pesquero de Donostia

03.02.13 - 01:18 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Es el sino de las fiestas de este año en Donostia: la lucha contra la lluvia. Los tamborreros consiguieron que el cielo se apiadara de ellos aunque fuera un rato. Y los Caldereros desafiaron anoche el frío, las constantes granizadas, el viento... y las olas. Las tribus húngaras estuvieron cerca de no llegar a nuestra ciudad porque a la altura de «un pueblo bastante feo llamado Bilbao, una gran ola» rompió el barco en el que venían navegando desde Bucarest. Por suerte, y a pesar de que en Bilbao les ofrecieron seguir su largo viaje a bordo de la gabarra, «un barco fantasma cuya leyenda dice que no se utiliza desde hace años», finalmente llegaron en el ‘Ciudad San Sebastián’, que se marchó en su búsqueda desde la bahía hasta la ría del Nervión.

Así, según relató en la plaza de la Constitución, la Reina Haritz Barela, las tribus húngaras no faltaron a su cita con la tradición e inundaron la ciudad un año más con la música de Sarriegui. Una fiesta que volvió a resultar tan entrañable como siempre y que, a pesar de la lluvia, no defraudó a sus fieles seguidores, que gozaron del buen humor y de las canciones de los caldereros. Si el viernes fueron los txikis de las ikastolas y los mayores de Bidebieta y El Antiguo los que calentaron motores con sus sartenes y martillos, ayer les tomaron el testigo doce comparsas caldereras que vinieron desde Hungría para traer el mensaje de Momo de la próxima llegada del Carnaval.

La Parte Vieja volvió a convertirse en el punto neurálgico de la fiesta. Las dieciocho tribus que forman la Comparsa Tradicional –Aizarte, Akelarre, Antiguotarra, Ardatza, Arrano, Artesana, Artikutza, Bare Bare, Esperanza, Euskal Billera, Gaztelubide, Herria, Kasilda, Kresala, Suharri, Ur, Urgull y Zarauztarra– se concentraron sobre las diez de la noche en la Plaza de la Constitución ante un numeroso público que no quiso perder detalle de su actuación. Todos juntos, en total cerca de 350 componentes, cantaron el repertorio compuesto por Raimundo Sarriegui tras la salutación de la Reina de la Tradicional.

La Reina, acompañada de sus dos damas, Inaxio Oiarzabal y Eneko Pontesta, fue la encargada de leer un divertido pregón que hizo reír con ganas a los congregados en la plaza de la Constitución. «Es un verdadero orgullo para nosotros, los Piratas donostiarras, recibir el reconocimiento de nuestro pueblo al cumplirse diez años de nuestro nacimiento», advirtió la Reina.

Con ironía y buen humor, aludió a temas de actualidad de los donostiarras, que respondieron a ellos con entusiasmo y carcajadas. También hubo momentos más serios como cuando reclamó, en nombre de los Caldereros, que no se deje morir el puerto pesquero de nuestra ciudad. «Donosti arrantzalea nahi dugu», proclamó la Reina.

En su viaje desde Bucarest a San Sebastián, la Reina anunció que las tribus habían visto «corcones con tres cabezas» en la ría de Bilbao, un museo construido con el material que se usa para hacer «alhajas y cuberterías» –en alusión al Guggenheim– y un «perro árbol más grande que los mástiles del barco» –por la escultura floral que adorna la entrada al museo bilbaíno–.

La reina calderera tuvo un recuerdo para dos «amigos» piratas que ayer no les pudieron acompañar en su desfile por las calles de la Parte Vieja y también tuvo unas palabras para las «mujeres caldereras». «Vuestra participación como caldereras es fruto de los pasos en favor de la igualdad que se han ido dando en los últimos años. Gora emakume kaldereroak!».

Después de una buena ración de risas; la fiesta, las canciones y el buen humor se extendieron por las calles adyacentes a golpe de martillo y caldero. Los carromatos y los bailes y la música se trasladaron por un largo recorrido por las calles de la Parte Vieja. El jefe de la Tribu, Ibon Otaegi, recibió a las puertas de Euskal Billera la Makila de Oro de la sociedad. Minutos después, los caldereros realizaron su última actuación frente a Gaztelubide antes de disolverse.

Muy cerca, la Primitiva Comparsa de Caldereros de la Hungría 1884 también arrastró con su música a cientos de donostiarras. La Primitiva salió prácticamente a la misma hora desde el atrio de Santa María y contribuyó a elevar el ambiente festivo en lo Viejo con sus 220 integrantes. Acompañados por varios gigantes de Irun y las zíngaras del Orfeón Donostiarra añadieron a su repertorio una nueva pieza obra de Kodály Zoltán. ‘Gitano come ricotta’ fue cantada por las zíngaras en la plaza Sarriegui, donde se rindió homenaje al compositor Sarriegui al cumplirse cien años de su fallecimiento. La Primitiva desfiló con dantzaris, gigantes, malabaristas y caballos.

Unas horas antes, a las cinco, arrancó la comparsa Alde Zaharreko Haur Kalderoroak. Fue el pistoletazo de salida a una lista de grupos que en otros barrios estuvo secundada por Elkartasuna en Altza, Intxaurdi, Amarako Kaldereroak, Herrera, Arrano Elkartea de Egia, Mamur Aisialdi y Gehitu.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.