diariovasco.com
Martes, 22 julio 2014
claros
Hoy 16 / 19 || Mañana 14 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Espero que sea del pueblo y que esté en paro»

LOTERIA

«Espero que sea del pueblo y que esté en paro»

3 millones de euros para uno de los décimos del primer premio de la lotería, vendido en Deba

27.01.13 - 01:24 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Espero que sea del pueblo y que esté en paro»
Salvador Aznal, ayer por la tarde sonriente en su administración. :: ANDER SALEGI
Ni el gordo de Navidad, ni el del Niño, ni los dos juntos. El premio por antonomasia de la Lotería Nacional, el mejor dotado y el más improbable, es el premio especial. Y ése, ayer, cayó en Deba. El premio de 2.940.000 euros, que con los 60.000 correspondientes a todos los décimos del número agraciado, alcanza la extraordinaria cifra de 3.000.000 euros, recayó en la fracción quinta de la serie primera del primer premio: el 81286.
Los vendió -los nueve que se han tenido que 'conformar' con los 60.000 euros, y el único que se ha llevado los tres millones de euros-, la Administración de Loterías nº 1 de la localidad costera, situada en la calle Hondartza. El responsable de la céntrica administración, abierta hace tres décadas, Salvador Aznal, además de la lógica satisfacción por haber distribuido entre sus clientes un total de 3.540.000 euros, tiene un deseo: «Espero que quien se haya llevado el premio sea del pueblo y esté en paro».
Que sea del pueblo es bastante probable porque «aunque en verano compra mucha gente de fuera, en esta época la mayoría de compradores son de Deba, de Mutriku, de cerca, también llevan para el hospital de Mendaro...». No obstante, más allá de la confianza en que la lluvia de millones (en pesetas, que impresiona más, serían casi 500) caiga sobre alguien que lo necesite especialmente, Salvador no tiene pistas acerca del agraciado. Ni tan siquiera sabe si solo tenía ese décimo casi mágico o si se llevó alguno más de la serie que vendió en su establecimiento. Porque eso lo tiene claro: «Hay algunos que nos llevan lotería para vender ellos, pero estos décimos los he vendido en ventanilla».
El 81286 tampoco es un número que tenga abonados fijos en Deba. Era una de esas series sueltas con las que hace años Salvador Aznal tuvo una mala experiencia que, a la larga, le ha permitido dar un premio sonado. «Antes solía devolver series sueltas, pero un día tocó una que había devuelto, decidí no hacerlo y, mira, al final resulta que he acertado».
Salvador Aznal ya sabe lo que es dar premios -«hemos dado algunos, el último hace un par de años»-, pero ninguno de este monto. Su familia también tiene la experiencia de haberlos recibido -«a mi madre le tocó hace más de veinte años precisamente un premio especial»-, pero esta vez se ha quedado con la satisfacción de haberlo distribuído, que no es poco. «Uno que se llevó dos décimos ya me ha llamado para darme la noticia», recordaba ayer a la tarde en su administración, donde la impresora eligió un mal día para dejar de funcionar, e impidió que inmortalizara el número que ha puesto a disposición de un jugador anónimo 3 millones de euros que el agraciado o agraciada tendrá que compartir con Hacienda.
Otras series del primer premio fueron a parar a Vitoria, Palma de Mallorca, Medina Sidonia (Cádiz), Santander, Lleida, Madrid y Sagonera La Seca (Murcia). Pero décimo especial solo había uno, y ese se quedó en Deba.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.