«Tengo un amigo con derecho a pernada»

Sara Montiel se recupera de las heridas sufridas tras quemarse la cara con agua hirviendo

ALBA CASTILLA
La actriz Sara Montiel a su llegada a la clínica oftalmológica Fernández-Vega de Oviedo. ::
                             EFE/
La actriz Sara Montiel a su llegada a la clínica oftalmológica Fernández-Vega de Oviedo. :: EFE

Sara Montiel no ha tenido un buen final de año. El pasado 7 de diciembre la actriz protagonizó un accidente doméstico en el que sufrió quemaduras en el rostro al caerle agua hirviendo. La artista acudió ayer al Instituto Oftalmológico Fernández-Vega de Oviedo a una revisión de las heridas. Pero Montiel, ni siquiera en los peores momentos se olvida de la coquetería. Se presentó en el centro que le atiende desde que sufrió el percance con un llamativo gorro, gafas de sol y un abrigo de piel, lamentando que no puede maquillarse.

El incidente ocurrió en la cocina de su casa. Cuando intentaba coger a su perro tropezó con el mango de una pequeña olla en la que su hija cocía espaguetis. El agua le causó quemaduras en «la frente, la ceja y los ojos», informó. La peor parte se la llevó su ojo derecho. Aunque ya no tiene señales en esta zona, en los primeros momentos llegó a perder «un poco de visión», que posteriormente ha ido recuperando. «Si parpadeo parece que tengo un pedrusco», bromeó sobre su estado.

Aunque el centro aseguró que «evoluciona favorablemente» de las lesiones, todavía le queda por someterse a un examen el mes que viene. Y espera que sea la última cita.

A sus casi 85 años no descuida su manicura -fue al médico con las uñas pintadas de un verde fosforito- ni sus amores. Desde hace tres años recibe la llamada diaria de «un director de orquesta maravilloso» con «pelo rizado» y que se llama «José». ¿Se tratará de José Antonio Román, «mestre» de la Capella del Misteri de Elche? Un nuevo amigo «con derecho a pernada», precisa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos