El euro por receta ya en vigor en Madrid desata una batalla judicial

D. VALERAMADRID.

Las farmacias de Madrid amanecieron ayer con numerosos carteles informativos que denotaban que no era un día cualquiera. En ellos se recordaba a los ciudadanos que debían abonar un euro por cada receta. Los establecimientos se convirtieron en centros de dudas, receptores de quejas e intermediarios en las objeciones de los clientes por la implantación de la polémica tasa que, aunque entró en vigor el día 1, se dejó notar ayer.

La medida ha sido aprobada por el Gobierno de Ignacio González a pesar del rechazo de farmacéuticos, ciudadanos, Consejo de Estado, partidos de la oposición y hasta del Ejecutivo de Mariano Rajoy, que la recurrirá al Tribunal Constitucional este mes. La Comunidad de Madrid, que imita de esta forma a Cataluña, insiste en que la finalidad no es recaudatoria, sino disuasoria. Sin embargo, diversas asociaciones sanitarias y de consumidores han puesto en marcha una serie de baterías legales para tratar de paralizar la tasa.

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública fue de las primeras plataformas en reaccionar. Ayer mismo presentó una reclamación ante la Defensora del Pueblo y la Fiscalía General del Estado solicitando la paralización de la aplicación. Consideran que esta medida es ilegal por invadir competencias exclusivas del Estado, ya que grava unos fármacos incluidos en el Sistema Nacional de Salud.

Desde Facua llamaron a los ciudadanos a la «insumisión» para una tasa que su portavoz, Rubén Sánchez, consideró «inaceptable». Esta organización, y otras muchas, recordaron a los ciudadanos que pueden negarse a pagar el euro . Tan solo deben entregar en la farmacia un escrito donde formulen los motivos de su queja y una fotocopia del DNI. Quienes decidan esta fórmula se arriesgan a un recargo del 20%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos