«Con pensiones bajas, los mayores acaban alimentándose de sopa»

La tercera edad tiene «bastante riesgo» de malnutrición, según Cristina Alderete y María Ariztia, de Fundación Matía

MONTSE HIDALGOSAN SEBASTIÁN.
María Ariztia, médico geriatra, y Cristina Alderete, supervisora de enfermería de Fundación Matía. ::                             USOZ/
María Ariztia, médico geriatra, y Cristina Alderete, supervisora de enfermería de Fundación Matía. :: USOZ

Abundan las maneras de hacer palidecer el encanto del plato más suculento. Conforme se ganan años, aumentan las posibilidades de perder gusto, olfato, el apetito -víctima habitual de los efectos secundarios de muchos medicamentos- e incluso piezas dentarias.

Por sí solos, estos cambios en el organismo ya hacen sospechar de la necesidad de un cambio en el menú; pero son más los factores que exponen a la tercera edad a un riesgo cada vez más frecuente: la desnutrición.

«La ausencia de enfermedad, la independencia física, el bienestar psíquico y la buena cobertura social» son los cuatro pilares que describen la médico geriatra María Ariztia y la supervisora de enfermería de Fundación Matía, Cristina Alderete. «No es que uno sea más decisivo que otro. Por muy irreal que pueda parecer, los cuatro tienen la misma importancia: hay gente que está perfecta, pero socialmente descubierta y ese es su único problema, y gente que está perfecta socialmente y perfecta de cabeza. pero tuvo un ictus y no es capaz de andar y está en una silla de ruedas», aclara la doctora Ariztia.

Kiosko y mas La información completa en El Diario Vasco y en Kiosko y más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos