Lindsay Lohan desciende de nuevo a los infiernos

La actriz vuelve a ser detenida, esta vez por agresión, por golpear a una mujer en la cara en un club nocturno de Nueva York

ISABEL F. BARBADILLO
Lindsay Lohan desciende de nuevo a los infiernos

Cuesta abajo y sin freno. Así parece que va la vida de esta joven actriz estadounidense que no deja de meterse en líos. Lisanday Lohan acaba de ser detenida por agresión. La pelea se produjo a las cuatro de la madrugada de ayer, hora local, en un club de Nueva York. Lohan discutió con otra mujer porque no la dejaba «espacio» para moverse. Cuando las palabras y los insultos no dieron los resultados previstos, la actriz acabó golpeando a su adversaria. No es la primera vez que visita los calabozos. En 2007 estrenó la cárcel por conducir ebria por las carreteras californianas. Inició entonces la rehabilitación para desengancharse del alcohol y las drogas, aunque ello no la impidió volver a las andadas y robar un collar.

El pasado marzo terminaba el periodo de libertad condicional, aunque le queda un trecho para acabar con ese calvario judicial que incluye deudas al fisco y la investigación, aún en proceso, sobre si ha mentido a la policía: este verano declaró que iba como pasajera y no como conductora del coche que provocó un accidente en Los Ángeles. Y encima ha tenido que asumir el fracaso de su último trabajo, 'Lyz & Dick', un telefilme sobre la vida de Elizabeth Taylor con el que podría haber remontado su alicaída carrera.

La actriz ha cancelado algunas entrevistas a canales de televisión de Estados Unidos para evitar hablar de sus drogadicciones, de las de su familia y de su complicada infancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos