Aumentan las llamadas al teléfono de la esperanza de jóvenes entre 20 y 30 años

Las campañas de difusión han acercado el servicio a un nuevo perfil de demandantes

A. A.SAN SEBASTIÁN.
Juan Carlos Redondo, Txaro Arteaga, Lorena Pidal y José Antonio Pagola, ayer en Donostia. ::                             LUSA/
Juan Carlos Redondo, Txaro Arteaga, Lorena Pidal y José Antonio Pagola, ayer en Donostia. :: LUSA

El Teléfono de la Esperanza de Gipuzkoa mantiene intacto su compromiso fundacional, el de estar siempre a la escucha para ayudar a quien lo solicita. «En muchas ocasiones, lo que las personas necesitan no es una mente brillante que les hable, sino un corazón paciente que les escuche», recordó ayer Lorena Pidal, directora del servicio. Pero en estos 25 años de acompañamiento también ha sabido amoldarse a las nuevas necesidades que han ido surgiendo al otro lado del teléfono. En los últimos dos años, las llamadas de jóvenes de entre 20 y 30 años han aumentado un 6%, un signo que, más allá de los posibles efectos de la crisis, tiene que ver con la apertura y difusión de su actividad, lo que le ha acercado a otros colectivos, no solo personas mayores en situación de soledad, que representan el grueso de las llamadas que reciben al año, interpreta Pidal.

Los 40 voluntarios del Teléfono de la Esperanza, continuamente formados para poder realizar una escucha «terapéutica», atienden una media de 265 llamadas al mes, de entre 30 y 45 minutos de duración cada una. En total, desde que echó a andar en 1987 han contabilizado más de 60.000 llamadas a las que han dado esperanza. «Nuestro lema ha sido que ningún guipuzcoano quede solo ante un problema que le desborda. Siempre podrá acudir a nosotros», dijo José Antonio Pagola, fundador y ahora vicepresidente de la entidad, en una rueda de prensa en la que también estuvieron Juan Carlos Redondo, presidente del servicio, y Txaro Arteaga, miembro de la junta directiva.

Pagola será uno de los encargados de hablar el martes en Donostia sobre 'El ser humano como generador de esperanza', junto con Joserra Treviño. El jueves, el Orfeón Donostiarra se suma a la celebración de las bodas de plata, con un concierto por la esperanza a las 20 horas en la Iglesia San Vicente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos