El sindicato SUP acusa también al ministro de Interior de usar el avión de forma irregular

M. S. PARDO MADRID/LOGROÑO.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) pone ahora también en su punto de mira al ministro del Interior. El sindicato, que ha denunciado ante los tribunales por malversación al director del cuerpo, Ignacio Cosidó, por el uso de un avión policial para sus desplazamientos, aseguró ayer en una nota remitida a sus afiliados que tiene «otros expedientes abiertos» por la utilización indebida de los medios aéreos de la Policía por parte de Jorge Fernández Díaz.

Según el SUP, el titular de Interior también en, al menos dos ocasiones, ha usado aviones del Cuerpo Nacional de Policía cuando podía haber utilizado líneas regulares para viajar a «actos protocolarios». El sindicato sostiene que Fernández recurrió a aparatos de la Policía para trasladarse a Baleares con el fin de asistir a la toma de posesión de la delegada del Gobierno en las islas, Teresa Palmer Tous, el pasado 25 de abril. Y que volvió a usar el avión del cuerpo en otro reciente viaje a Algeciras. El sindicato afirma que en la institución se ha generalizado el «uso indebido de los medios aéreos de la Policía que son para actividades operativas, no de protocolo político» y que los responsables de la institución utilizan estos aviones solo «por su conveniencia y comodidad».

Jugarse la vida

En esa misma nota, el SUP insiste en su denuncia del viaje de Cosidó el pasado agosto a Cádiz para felicitar a los operativos que asaltaron en altamar un carguero con 3.000 kilos de cocaína. El sindicato se pregunta si, al margen de las hipotéticas responsabilidades penales, es ético «usar esos medios para desplazarse a una rueda de prensa mientras los GEO, que se jugaron la vida asaltando un barco en alta mar sin medios suficientes y sin apoyo aéreo si hubiera habido heridos, hacían siete horas de viaje en furgoneta para ir y otros siete para volver de Guadalajara a Cádiz».

La Dirección General de la Policía insistió ayer en que el avión usado en ese desplazamiento no fue incautado en una operación contra el narcotráfico, tal y como asegura el SUP en su denuncia, sino en la operación Malaya, por lo que no está sujeto a las limitaciones legales que impedirían que ese aparato se destinara a un uso diferente que no fuera el de la lucha contra el tráfico de drogas.

El propio Cosidó admitió haber usado medios aéreos del cuerpo para desplazarse a Cádiz, pero descartó cualquier ilegalidad. «Ese avión está al servicio del Cuerpo Nacional de Policía».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos