Llegó la hora de disfrutar

Las cantineras recibieron el cariño de los hondarribitarras en su presentación. Diversas actividades, dirigidas sobre todo al público más joven, animaron la jornada

JOEL IGLESIASHONDARRIBIA.
Llegó la hora de disfrutar

Hay ganas de divertirse, de pasarlo bien, de romper con la rutina. Eso se nota en el ambiente desde hace días. Y ayer, en la jornada previa al arranque oficial de las fiestas, no fue una excepción. Fue un día intenso, con actividades desde la mañana, que culminó por la noche con la presentación de las cantineras.

Para las veinte jóvenes que han sido elegidas este año seguro que fue un momento que no olvidarán. Será uno de los muchos recuerdos que quedarán en su memoria tras las fiestas. Sus sonrisas antes de comenzar el recorrido, instante en el que se tomó la foto que acompaña esta crónica, reflejaban la ilusión que todos tenían.

Pasadas las diez y media de la noche inició su recorrido junto al Hotel Río Bidasoa la carroza que prepara la Sociedad Klink. Acompañadas por la Banda de Música Ciudad de Hondarribia, se dirigieron a La Marina donde recibieron los aplausos y vítores de los hondarribitarras. Las cantineras correspondieron a esas muestras de cariño y no dejaron de saludar en ningún momento.

Así fue durante todo el trayecto que terminó en el Casco Histórico, en concreto, en la plaza Gipuzkoa. Allí se celebró el concierto extraordinario de la Banda de Música, en el que se interpretaron las marchas del Alarde. Y, por supuesto, tuvo lugar la presentación una por una de las veinte cantineras de 2012.

Chupinazo y encierro

Este fue el broche de un día en el que desde primera hora hubo propuestas en la ciudad, en su mayoría enfocadas al público más joven. Minutos antes de las once de la mañana, la calle Mayor había sido invadida por los niños, acompañados por sus aitas y aitonas. Esperaban el chupinazo que se lanzó en forma de globos y confetis desde el Ayuntamiento.

Poco después, las miradas se centraron en la Puerta de Santa María, donde comenzó el encierro infantil de toros hinchables. Entre los jóvenes corredores, los había muy preparados que llevaban su periódico. Incluso algunos iban vestidos de blanco, con su pañuelo y faja roja.

Tras los cánticos en euskera a San Fermín, comenzaron las carreras. Los más valientes disfrutaron delante de estos peculiares astados. Otros, los más txikis, prefirieron no separarse de sus aitas. Estos les intentaban tranquilizar diciéndoles que eran personas, que no eran toros de verdad, pero no lograban convencerles del todo. Ya tendrán tiempo de correr en próximos años.

Pintura y graffiti

La tarde estuvo marcada por los concursos. La plaza Gipuzkoa fue el centro neurálgico de todo un clásico. Y es que el certamen de pintura infantil y juvenil de la Sociedad Klink llegó ayer la XLIII edición. Los niños se dividieron por grupos de edad y disfrutaron haciendo sus pinitos por las calles del Casco Histórico de la ciudad ante la atenta mirada del jurado.Y no muy lejos, en las murallas frente a Zezen plaza, tuvo lugar el concurso de graffiti del Ayuntamiento. En este caso, con dos categorías: una para mayores de 14 años y otra para los que tenían entre 11 y 13. Los trabajos, realizados con sprays sobre paneles de madera, atrajeron la mirada de la gente que pasaba por este lugar.

La comparsa de gigantes y cabezudos, un espectáculo familiar en el Baluarte de la Reina o el concierto de Barricada a media noche completaron una jornada en la que, sin duda, las cantineras fueron las grandes protagonistas.

Se puede decir que ayer vivimos la primera jornada de fiestas.

Así que toca disfrutar de lo que tenemos por delante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos