diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 8 / 11 || Mañana 6 / 9 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Maite y Javier, práctica solidaridad tolosarra en Zambia y Uganda

TOLOSA

Maite y Javier, práctica solidaridad tolosarra en Zambia y Uganda

Impulsan iniciativas concretas y piden colaboración ciudadana. Trabajan en un orfanato y en la creación de una escuela para mejorar la vida de los niños

05.06.12 - 02:11 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Se llaman Maite Artola y Javier Colomo y coinciden en dos cosas. Ambos son tolosarras y están convencidos de que la solidaridad con el Tercer Mundo puede ejercerse mediante iniciativas concretas, tangibles, pequeñas según se mire, pero al mismo tiempo grandes desde todos los puntos de vista. Y empiezan a ver convertido en realidad su sueño, poco a poco, como un sirimiri que empapa y acaba mojando...
Erasmus en Zambia
La bergaresa Maite Aranzabal lleva a cabo en Zambia un programa de desarrollo en un orfanato en compañía de la tolosarra Maite Artola, gestionado por una ONG dedicada a la cooperación, de origen holandés.
Junto con el equipo de profesionales de la cooperación de los países bajos, estas dos estudiantes del tercer grado de educación infantil en la rama de inglés, de Huezi, se han integrado en el proyecto por medio del programa Erasmus, y dieron el salto al otro continente después de formarse en Holanda.
Las Maites se han integrado y comprometido a fondo en el trabajo del orfanato, que se llama Kalwala Community Center, y que alberga a 19 niños en una pequeña localidad de Zambia.
Los niños no están en las mejores condiciones ya que presentan problemas de alimentación, falta de ropa o la poca que disponen está rota, tampoco cuenta con las mejores condiciones higiénicas y sanitarias en una zona con alta presencia de la malaria.
Su aportación es mejorar estas condiciones con algo de material escolar, calzados y otros mínimos además de la formación a los niños, que según apuntan, agradecen con unas impresionantes sonrisas.
Para que estas ayudas puedan seguir y lograr traer a tres de los niños a Euskal Herria durante el mes de agosto, estas dos voluntarias han puesto en marcha una campaña solidaria que hasta la fecha circulaba a nivel de amigos y conocidos. Desde una aportación mínima de cinco euros se puede ingresar en la cuenta de Kutxa 2101 0081 11 0120186333.
El sueño de Javier
Javier Colomo es un habitual protagonista de estas página locales y ahora se vuelve a asomar a las mismas porque ha culminado una de las primeras etapas que se trazó cuando llegó por primera vez a Kitgum, en Uganda. Javier se volcó en un objetivo vital tan sencillo como complicado de ejecutar, a medio camino entre el romanticismo, lo tangible, y el empeño solidario. Tenía que ayudar a mejorar como sea la calidad de vida de los niños de ese pueblo africano, dotarles de una escuela en condiciones. «¿Y por qué en este pueblo y no en otro?», me preguntaban. «Pues por ninguna razón en concreto, porque caí ahí como podía haberlo hecho en otro sitio, pero si te dispersas y te abruman las necesidades que tiene Africa, no tienes nada que hacer. Hay que actuar en objetivos reales», confiesa Javier. «Creo que si todos focalizamos objetivos sencillos, concretos, podemos hacer mucho por el Tercer Mundo», asegura este ingeniero y ex atleta tolosarra.
Colomo siempre ha tenido el empeño de que el colegio de Kitgum sea un proyecto de ayuda personal, y ha querido sacarlo adelante con el apoyo que pueda obtener de gente amiga o anónima, sin intermediar ONG alguna, con pequeñas aportaciones. Y poco a poco, grano a grano, va consiguiendo sus propósitos.
De momento, ya ha terminado la obra del edificio de cuatro aulas, ha dotado de electricidad a todos las instalaciones, y ha construido una fosa de captación de agua de 36 metros cúbicos para regadío de la huerta.
Culminado el colegio de Kitgum, Colomo ya se ha embarcado en otro de estos proyectos tangibles. El mismo lo explica con sus palabras: «En otra localidad ugandesa llamada Jinja-Bujagali, una organización de mujeres que acogen a 200 niños huerfanos necesitaba ayuda, a finales del año pasado me pasé a verlo y en febrero regresé. Firmamos el acuerdo para acometer la obra del edificio comunitario para dar cobertura a esos doscientos niños».
«Una vez acabemos el edificio anterior, acometeremos la ejecución de una escuela para los niños de preescolar huerfános, actualmente acceden 40-50 niños y queremos poder llegar a 90. Provisionalmente se van a habilitar aulas en el edificio en construcción», explica Javier. Estará especializada en educación preescolar.
Y en medio de ambas iniciativas, este inquieto tolosarra ha tenido tiempo para crear la Asociación Amigosolidarios (www.amigosolidarios.com), en la que explica sus objetivos de lograr que el dinero llegue directamente sin intermediarios a su destino. Para la gente que quiera ayudar, hay dos cuentas corrientes abiertas. Una en La Caixa: 2100 2258 11 0200511400 y la otra en la Kutxa: 2101 0001 12 0013010202.
En Tuenti
Maite y Javier, práctica solidaridad tolosarra en Zambia y Uganda

Maite Artola y Maite Aranzabal, con los niños del orfanato.

Maite y Javier, práctica solidaridad tolosarra en Zambia y Uganda

Javier Colomo, en la escuela de Kitgum, en Uganda.

Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.