Las licencias de apertura desaparecen para comercios de menos de 300 metros

El Gobierno busca facilitar la creación de nuevos establecimientos eliminando trabas municipales. El plazo de apertura podría reducirse a 15 días, ya que bastará con una declaración del emprendedor, un informe técnico y el pago de las tasas

CÉSAR CALVARMADRID.
Más facilidades. Reformas en un local que se está habilitando para abrir un nuevo establecimiento comercial. ::                             BLANCA CASTILLO/
Más facilidades. Reformas en un local que se está habilitando para abrir un nuevo establecimiento comercial. :: BLANCA CASTILLO

El Gobierno acabó ayer de un plumazo con el sistema de licencias municipales de apertura de comercios, en vigor desde 1955. En adelante, ningún comercio de menos de 300 metros cuadrados necesitará una licencia previa para poder iniciar su actividad. Bastará una declaración responsable del emprendedor y un informe técnico que certifique que el establecimiento cumple todas las ordenanzas municipales, así como el pago de las correspondientes tasas municipales.

El objetivo del decreto ley aprobado por el Consejo de Ministros es liquidar un proceso burocrático que provocaba importantes dilaciones en las aperturas (de media entre seis meses y dos años, según el Ministerio de Economía). Tardanzas que, según ese departamento, acarreaban costes adicionales para los emprendedores, que tenían que sumar a la inversión en reformas o acondicionamiento del local las pérdidas derivadas de no poder abrir por falta de permisos pero sí tener que pagar el alquiler o las cuotas de la hipoteca. Para un comercio de 50 metros cuadrados, Economía estima ese sobrecoste por demoras en entre 50.000 y 132.000 euros por año, según la ciudad y la zona de ubicación de la tienda.

Inspecciones posteriores

A partir de la publicación en el BOE de la normativa, el comerciante sólo estará obligado a entregar a su ayuntamiento una declaración responsable en la que asegure cumplir todos los requisitos exigibles para desarrollar su actividad. Tendrá que ir acompañada de un justificante que acredite el pago de las correspondientes tasas municipales y de un informe de un profesional competente que acredite que el local es apto para el negocio que se va a emprender y que cumple la normativa local, por ejemplo en materia de higiene y seguridad. «En cuestión de 15 días el local podrá estar abierto», apunta el Gobierno.

El texto establece, no obstante, una serie de controles a posteriori. Faculta al ayuntamiento para verificar el cumplimiento estricto de la legalidad, para realizar inspecciones del negocio e incluso establecer sanciones, si fuera necesario. El decreto introduce, además, facilidades para la colaboración entre los consistorios y empresas privadas en lo concerniente a las tareas de comprobación de requisitos, verificación, inspección y control. El Gobierno confía en que la obligación de pagar de forma anticipada las tasas municipales de apertura supondrá una fuente de ingresos importante para muchos ayuntamientos.

La norma está dirigida sólo a empresas del comercio minorista, con establecimiento permanente cuyo umbral de superficie de venta no supere los 300 metros cuadrados. Su ámbito de actuación se extiende a actividades como alimentación, frutería, carnicería, charcutería, pescadería, panadería, parafarmacia, textil, confección, equipamiento de hogar, electrónica, muebles, materiales de construcción, ferretería, calzado y otras.

Bares y hostelería, excluidos

Quedan excluidos los bares y la hostelería (que seguirán necesitando licencia previa por razones de aforo, seguridad y para poder certificar el cumplimiento de requisitos más específicos como disponer de salidas de humos). El decreto también deja fuera las actividades que tengan impacto justificado y proporcionado en el patrimonio artístico (locales en determinados edificios históricos) y que supongan la ocupación de bienes de servicio público (por ejemplo, la instalación de terrazas).

Los establecimientos que ya hayan solicitado con anterioridad una licencia podrán optar por acogerse de inmediato al nuevo régimen o por dar continuidad a los expedientes ya iniciados. Los cambios de titularidad de actividades comerciales y de servicios comprendidos en la norma tampoco requerirán de licencia previa, de acuerdo con la nueva normativa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos