diariovasco.com
Miércoles, 1 octubre 2014
claros
Hoy 17 / 21 || Mañana 16 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El matrimonio gay relanza a Obama

MUNDO

El matrimonio gay relanza a Obama

El apoyo del presidente de EE UU a las parejas con el mismo sexo casadas consigue devolver la ilusión a sus bases

11.05.12 - 01:58 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Barack Obama hizo historia el miércoles. Historia de esa con mayúsculas, como la del primer afroamericano en ganar la Casa Blanca o el primer presidente en apoyar los matrimonios entre homosexuales. Los comentaristas se referían ayer a este último tema como «los derechos civiles de nuestra generación» y comparaban sus declaraciones a la cadena ABC con el momento de 1964 en que Lindon B. Johnson habló al país para apoyar la ley contra la segregación racial.
Había, por supuesto, grandes diferencias. Obama solo manifestó «una opinión personal» que todavía no es ley federal ni tiene intenciones de convertirla en tal. Por el contrario, el mandatario quiere dejar esa tarea a los Estados de la Unión, el único punto de su histórica declaración con el que The New York Times decía ayer estar «en gran desacuerdo». Y es que 30 Estados han vetado ya este tipo de matrimonios que el presidente considera de justicia. Este mismo martes Carolina del Norte, donde el partido de Obama celebrará su convención en septiembre, se unió a los que han aprobado en referéndum cambiar la Constitución para blindarse contra la posibilidad de que el Gobierno los legalice.
La resistencia de la sociedad más conservadora, ayudada por el dinero de las iglesias evangélicas, ha logrado que esos referendos homófobos triunfen incluso en Estados tan progresistas como California, donde los activistas han tenido que embarcarse en una lucha legal que acabará en el Supremo para defender lo que ya han dictaminado algunos tribunales: prohibir ese derecho a algunas parejas por su orientación sexual viola la 14ª enmienda de la Constitución que protege la igualdad de todos los ciudadanos.
Con todo, ayer mismo, horas después de que Obama hiciera esas históricas declaraciones, la oposición republicana con mayoría en la Cámara Baja se apresuró a aprobar una ley que impedirá al Departamento de Justicia oponerse a la Ley en Defensa del Matrimonio que lo convierte en privilegio de las parejas heterosexuales. Paradójicamente, esa ley fue aprobada en 1996 por otro presidente demócrata, Bill Clinton, que dice estar profundamente arrepentido de haber sucumbido a intereses electoralistas.
Obama no es ajeno a esas influencias. En la campaña anterior, cuando hablar de matrimonios gays era todavía demasiado tóxico, se opuso tajantemente. «En mi opinión el matrimonio es algo entre un hombre y una mujer», afirmó entonces. Justo lo que dijo el miércoles su rival republicano Mitt Romney.
En 2008, los votantes entusiasmados con el cambio podían permitir al candidato de la esperanza alguna distorsión para ganar las elecciones, pero este año el desencanto no deja margen. Con el tema en el candelero, el presidente corría el peligro de ser visto como un oportunista al no ser capaz de pronunciarse ni en favor ni en contra. El plan era definirse en algún momento antes de la convención del partido para evitar luchas internas, pero unas declaraciones de su vicepresidente Joe Biden en favor de que los homosexuales «tengan exactamente los mismos derechos» le obligaron a adelantar la cita con la historia.
Cuestión generacional
«En algún momento he llegado a la conclusión de que es importante para mí decir que pienso que las parejas del mismo sexo deberían poder casarse», dijo el presidente a la cadena ABC, que por algún motivo recibió la exclusiva en bandeja. El presidente explicó su «evolución personal» como una cuestión generacional en la que sus hijas han contribuido a que vea la luz. «Malía y Sasha tienen amigos con padres del mismo sexo. Ha habido veces en las que Michelle y yo hemos estado sentados con ellas a la mesa hablando de sus amigos y de sus padres y ni se les pasa por la cabeza que de alguna forma sean tratados de forma diferente. No lo entienden y, francamente, ese es el tipo de cosas que te hacen cambiar de perspectiva».
En el pasado creyó que las uniones civiles protegerían a esas parejas y dijo haberse opuesto a los matrimonios gays por sensibilidades religiosas. «Entendía que para mucha gente la palabra matrimonio invoca tradiciones religiosas muy profundas», aclaró. Pero ha sido también la religión la que le ha llevado a entender que no se puede marginar a una parte de la sociedad. «Lo que está en la raíz de todo en lo que creemos no es solo Cristo sacrificándose por nosotros, sino la regla de oro de tratar a otros de la misma forma en la que te gustaría que te tratasen a ti», explicó. «Y eso es lo que intento enseñarle a nuestros hijos y lo que me motiva como presidente».
Su confesión pública ha sido vista por todos como un hito forzado por el clima electoral. Sin embargo, pocos creen que le ayude a ganar la reelección. «Mitt Romney no va a perder votos homosexuales porque no tiene ninguno», recordó el estratega republicano Alex Castellanos. «Admiro su valentía pero creo que le va a traer más perjuicio que beneficio».
No debe estar tan convencido el propio Romeny, que ayer se apresuró a pedir disculpas por sus bromas «estúpidas» durante sus años de enseñanza secuendaria, que entre otros tuvieron como objetivo a un alumno homosexual. El Washington Post había revelado que el joven Romney habría tirado al suelo a un alumno que pensaba era homosexual y le habría cortado mechas del pelo a mediados de los años 60.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El matrimonio gay relanza a Obama

Abajo, un grupo de activistas gays de San Francisco celebra las declaraciones de Obama. :: REUTERS

El matrimonio gay relanza a Obama
Videos de Internacional
más videos [+]
Internacional
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.