Los alardes de Irun y Hondarribia ponen en marcha un plan de seguridad

Las compañías actualizarán los censos de paisanos y soldados armados y se especificará qué tipo de escopeta llevan

IÑAKI GOIKOETXEAHONDARRIBIA
Patxi Goikoetxea, burgomaestre en Hondarribia, e Iñaki Arruabarrena, general en Irun. ::                             F. DE LA HERA/
Patxi Goikoetxea, burgomaestre en Hondarribia, e Iñaki Arruabarrena, general en Irun. :: F. DE LA HERA

Responsables de los alardes de Irun y Hondarribia presentaron ayer un plan conjunto de seguridad que ambas organizaciones van a poner en marcha este año. Se trata de un programa cuyo principal objetivo es actualizar los censos de soldados y paisanos que desfilan en las compañías y conocer qué tipo de escopetas llevan. A lo largo de las próximas semanas y antes de que el 30 de junio se celebre el Alarde de Irun, las comisiones de las unidades darán a conocer los cambios a sus componentes mediante llamadas o como un punto a tratar en las asambleas de las compañías. En el caso de Hondarribia, este proceso se podrá alargar hasta su Alarde del 8 de septiembre. El burgomaestre del Alarde de Hondarribia, Patxi Goikoetxea, señaló que «va a ser un procedimiento de cumplimiento riguroso, con un documento que se incorporará a las ordenanzas y que los participantes tendrán que conocer».

Un equipo de trabajo de siete personas de ambas localidades bidasotarras ha redactado este nuevo reglamento que ha sido aprobado por ambas juntas de mandos en el último mes. A través de unos objetivos, normas, consejos, protocolos de funcionamiento y anexos para la seguridad de los cañones, se busca «minimizar las situaciones de riesgo en las personas y bienes, garantizar las tradicionales descargas de fusilería, erradicar los disparos fuera de los lugares permitidos y expedientar las situaciones que pudieran suponer peligro».

Colaborar con las compañías

Iñaki Arruabarrena, general de Irun que se estrena este año en el cargo, hizo un llamamiento «a los paisanos y soldados para estar sensibilizados y para que, cuando desde las diferentes comisiones se pongan en contacto con ellos, faciliten los datos que se les pidan». Hay que recordar que en el caso de las escopetas de caza, es necesario contar con el permiso correspondiente y un número de escopeta mientras que, en el caso de las 'Remington', basta con el número de DNI. Los que dispongan de un arma de fuego que haya sido inutilizada necesitarán el correspondiente certificado y quienes desfilen con armas no operativas solo tendrán que comunicar que son réplicas o de madera.

Arruabarrena recordó «la positiva colaboración entre los alardes iniciado en 2004 y gracias a ello, se han incorporado las armas de fogueo 'Remington', se han coordinado las yeguadas para las unidades de caballería o se han realizado cursos específicos para las tareas de artillería».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos