diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 10 / 13 || Mañana 6 / 12 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El 'strip-tease' emocional de Merchán y la catarsis del 'conflicto' abren Kresala

CULTURA

El 'strip-tease' emocional de Merchán y la catarsis del 'conflicto' abren Kresala

La proyección de 'La casa de mi padre' agita el cine-club donostiarra

17.01.12 - 02:51 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Fue una terapia de grupo: la recuperación del mejor espíritu de los viejos cine-clubes. La proyección de 'La casa de mi padre' puso en pantalla todos los fantasmas del 'conflicto' vasco y los espectadores entraron después al debate. Y se encontraron con el regalo de que el director del filme, Gorka Merchán, confesó con inusual sinceridad numerosas interioridades de la película. Fue una catarsis para el público y para el realizador donostiarra.
El escenario era el recuperado cine-club Kresala, una institución cultural de San Sebastián que en octubre cumplirá cuarenta años y que justamente ayer empezaba una nueva vida. La anterior y heroica dirección del cine-club, con Félix Bergua, Juan Berasategui y Fernando Mikelajauregi a la cabeza, ha dado paso a una nueva generación que reivindica la continuidad del proyecto, fiel a sus raíces de siempre. Alberto Arizkorreta, Carlos Minondo y Arthur Murphy representan la nueva responsabilidad.
Ayer comenzaron con buen pie. La donostiarra sala Arrasate de Kutxa se llenó de público. Buena parte de los espectadores procedían de la 'parroquia' de siempre del Kresala. El cine-club quiere que la presencia de directores que acompañen su propia película sea una de las señas de identidad. Y Gorka Merchán llegó con su filme bajo el brazo y las ganas de protagonizar un 'strip-tease' intelectual.
'La casa de mi padre', realizada en 2008, no es una película fácil, según coincidieron el presentador del acto, Carlos Minondo, y el propio director. Protagonizada por Carmelo Gómez, Juan José Ballesta, Verónica Echegui y Emma Suárez, se adentra en el 'conflicto' vasco con la narración de una intrincada serie de sucesos en un pequeño pueblo. No falta de nada: presos que se suicidan, empresarios asesinados, autobuses quemados y muchas preguntas sobre el odio y la paz.
Así que tras los cien minutos de intensa proyección llegó el turno de preguntas. «Es una película honesta y por eso resulta incómoda», dijo Carlos Minondo. Hubo espectadores que felicitaron a Merchán por su «sensibilidad» a la hora de acercarse al conflicto y quienes le criticaron por caer en el tópico en su intento de encerrar en una sola película todas las variantes de la política vasca.
«Hubo un político que me dijo que el problema radicaba en que el filme es demasiado real», apuntó el realizador. «Yo no olvido que el cine es el arte que usa la mentira de la ficción para acercarse a la realidad que nos rodea».
La actriz que se desvinculó
Merchán encajó con la misma elegancia los elogios y las críticas. Y confiado en el clima de diálogo tranquilo abrió la caja de las confesiones. Contó, por ejemplo, que «una actriz muy famosa que ha sido presidenta de la Academia de Cine», en clara referencia a Aitana Sánchez-Gijón, se desligó del proyecto en desacuerdo con una escena «en la que de manera poética, con unas fotos y recortes dispuestos sobre una cama, se mezclaban a los personajes de las distintas partes del conflicto».
«Al final gané con el cambio porque Emma Suárez está genial en ese papel», agregó el director, que contó las «dificultades» que atravesó para convertir en «vasco creíble» a Juan José Ballesta, 'el Bola'.
Pero las mayores confesiones fueron contra los productores del filme. Gorka Merchán desveló que «como ocurre con el 99% de los directores noveles», fueron los productores los que tuvieron la última opinión sobre el montaje final del filme. Se eliminó una secuencia, se doblaron al castellano escenas que Merchán quería mantener en euskera para «mantener la credibilidad de algunos pasajes» y hubo otras exigencias «que precisamente coincidieron con lo que luego fue más criticado por la Prensa».
La vida posterior de la película no ha sido fácil. «Quebró la productora y por eso no hay copia comercializada en dvd. Y Televisión Española tiene los derechos para emitir el filme pero no lo hace por cuestiones que pienso que son más políticas que artísticas», agregó Merchán, que denunció que «la televisión de todos pagó cien millones de pesetas por unos derechos que no utiliza».
La película será incluida en un programa piloto educativo destinado a los jóvenes vascos. «Está previsto que se pase en fines de semana en Gernika, mantengan encuentros y vean 'La casa de mi padre' como elemento para el debate, porque quienes protagonizan el filme son muchachos que heredan viejos odios».
Merchán pasa estos meses en Lanzarote en los trabajos previos de su nueva película, que trata sobre la figura del falsificador Erick El Belga.
Los responsables del Kresala estaban ayer encantados de la asistencia del público. La próxima proyección será el día 23, con 'Renacimiento' de Christian Volckman.
En Tuenti
El 'strip-tease' emocional de Merchán y la catarsis del 'conflicto' abren Kresala

Reestreno. Alberto Arizkorreta, Gorka Merchán, Carlos Minondo y Arthur Murphy en el pase de ayer del cine-club Kresala. :: MICHELENA

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.