diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 16 / 25 || Mañana 19 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Autopistas sin peajes, pero con viñeta

TRÁFICO

Autopistas sin peajes, pero con viñeta

Las Juntas estudiarán eliminar las cabinas e implantar un nuevo sistema de cobro. Gipuzkoa se plantea aplicar el mismo método que se usa en Suiza o Austria

12.12.11 - 02:02 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
¿Se imaginan viajar por la autopista a Zarautz o a Irun y que no haya cabinas de peaje? Aunque parezca una posibilidad remota, lo cierto es que las Juntas analizarán en breve un nuevo sistema de financiación de las carreteras que podría conllevar la supresión de las áreas de cobro. El resultado de la ponencia creada al efecto no es posible anticiparlo, pero existe una mayoría (Bildu, PP y Aralar) que rechaza el actual sistema.
Ahora bien, posicionarse en contra de los peajes no supone apostar por la gratuidad. Bildu, PNV, PSE, y Aralar admiten que los conductores seguirán pagando. ¿Existe algún método de cobro que pueda sustituir a los peajes?: la viñeta. El usuario abona una cantidad para circular durante un tiempo (una semana, un mes, un año) por la red principal. Efectuado el pago, recibe una pegatina que coloca en el parabrisas del vehículo como 'salvoconducto'. En Europa este sistema se aplica, bien de forma exclusiva o combinada con peajes tradicionales, en Austria, Bulgaria, Eslovaquia, Eslovenia, Hungría, República Checa, Rumania y Suiza.
En las siguientes líneas explicamos sucintamente cómo funciona la viñeta en algunos de estos países.
La viñeta es de uso obligatorio en Suiza para todos los vehículos de motor y remolques hasta un peso de 3,5 toneladas. Se debe utilizar en todas las carreteras nacionales de categorías 1 y 2. En algunos tramos, se paga un peaje especial, como en el túnel del Gran San Bernardo y Munt la Schera.
Contrariamente al resto de países que emplean este sistema, no se contempla un abono semanal o mensual. Solo existe la viñeta por el periodo de un año, al precio de 34,50 euros. La multa por no utilizarla es de 200 francos.
Se puede adquirir antes de viajar a Suiza en las oficinas de turismo de este país. En el interior de Suiza, se vende en oficinas postales y áreas de servicio.
Los vehículos con un peso total máximo de hasta 3,5 toneladas deben adquirir la viñeta. Es obligatoria en todas las autopistas y carreteras nacionales. En algunos trayectos se paga un peaje especial en función de los kilómetros recorridos, como en los túneles de Bosruck, Gleinalm, Tauern o Arlberg.
El ticket por diez días (para vehículos hasta 3,5 toneladas) cuesta 7,90 euros; por dos meses, 23 euros y el anual 76,50.
Si se llega del extranjero, la viñeta se puede comprar en gasolineras cercanas a la frontera. Dentro del país, se vende en gasolineras, estancos y en los clubs automovilísticos.
Los vehículos cuyo peso máximo supera las 3,5 toneladas necesitan la tarjeta «GO-Box» (camiones, autobuses y coches caravana pesados). Se vende en numerosas áreas de servicio fuera de Austria y en las autopistas del país.
La multa asciende a 240 euros. Si no se paga directamente en el control, se inicia un procedimiento penal administrativo con un coste entre 300 y 3.000 euros.
Noruega, Suecia y Dinamarca utilizan un sistema de viñeta más sofisticado. En el parabrisas no se adhiere una pegatina, sino un pequeño dispositivo (AutoPass Box) parecido a nuestro Viat.
El AutoPass Box sirve como sistema de pago en carreteras, puentes y transbordadores de los tres países. Se adquiere en las oficinas de las entidades encargadas de gestionar los peajes. El conductor abona una determinada cantidad por medio de Visa o MasterCard. La matrícula queda registrada, se instala el 'kit' junto al espejo retrovisor y cada vez que el vehículo pasa por un área de control se descuenta la cantidad correspondiente al tramo utilizado.
El empleo de la viñeta es obligatorio en todas las autopistas y autovías administradas, por la sociedad explotadora Dars. El sistema se aplica a los vehículos de hasta 3,5 toneladas. Los que superen este peso abonan peaje en función de los kilómetros que recorren. El viaje por el túnel Karawanken requiere del pago de un canon especial.
La viñeta para siete días cuesta 15 euros, la de un mes 30 euros y la anual 95 euros.
La multa por no utilizarla oscila entre 300 y 800 euros. El control es ejercido por la sociedad que gestiona las autopistas y también por la inspección de Tráfico y por la administración aduanera.
El uso de las autopistas, autovías y determinados tramos es posible exclusivamente mediante la compra de viñeta electrónica. Desde 2008, la pegatina ha sido reemplazada por un sistema electrónico. La viñeta puede ser comprada por internet. No hay que adherir ninguna pegatina al parabrisas. Toda la información necesaria, como el periodo de validez de la viñeta y los datos del vehículo, se almacenan en el operador de peaje. Los de menos de 3,5 toneladas disponen de viñeta para cuatro días (5,74 euros), una semana (9,57), un mes (15,66) y un año (139,22). Los camiones entre 3,5 y 7,5 toneladas pueden comprar viñeta por un día (10,44 euros), una semana (26,97), un mes (45,25) y un año (400,25).
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Autopistas sin peajes, pero con viñeta

Paneles de información de una autopista austríaca que llevan incorporados sistemas de lectura a distancia para el cobro de peajes.

Autopistas sin peajes, pero con viñeta

Viñeta para camiones de uso obligatorio en varios países europeos.

Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.