diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 19 / 29 || Mañana 17 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El monte se rompe sobre la A-15

INUNDACIONES

El monte se rompe sobre la A-15

Un matrimonio donostiarra se queda aislado en su casa de Berastegi. Varias grietas abiertas en la carretera de acceso a las casas de Ipuliño impidieron el tránsito

08.11.11 - 03:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Iñaki y Juani se resistían a abandonar ayer su casa de Berastegi. Gure Kabia se sitúa en una de las laderas de la A-15 y su acceso permanecía «difícil» tras las lluvias del fin de semana. La apertura de varias grietas en diferentes puntos de la carretera de acceso a Ipuliño no permitían bajar hasta Berastegi o a la autovía. Ayer al mediodía, dudaban si continuar en su casa o emprender viaje hacia Donostia. «Antes ha venido el trabajador del ayuntamiento y ha colocado las vallas de carretera cortada. Después se ha marchado pero estamos esperando a que vuelva. Ya estaban sobre aviso de la grieta pero a la mañana no han hecho nada. Está muy peligroso y esperamos que hagan algo porque si no, la cosa va a ir a peor. Antes, cuando construyeron la autovía, ya se abrió una grieta muy grande y presentamos una queja los vecinos de Ipuliño pero no sirvió para nada, no nos hicieron gran caso», se quejaban.
El fin de semana se presentaba tranquilo para la pareja del barrio de Altza, que una vez más quiso disfrutar de su casa en plena naturaleza. «Estamos acostumbrados a que llueva mucho o nieve. A nosotros no nos importa quedarnos aquí, pero esta vez la cosa ha sido más seria». Juani reconocía que estaban planteándose bajar aunque tampoco le importaba quedarse. «No nos importa comer pan duro. Tenemos unas gallinas y comida para unos días, así es que huevos y carne no nos van a faltar. Aquí estamos bien».
El matrimonio donostiarra era el único que permanecía en Ipuliño. El resto de sus vecinos se marchó el domingo. «Había un matrimonio con ocho niños, dos de ellos eran sus hijos. Al ver que la cosa se estaba poniendo dura, llamaron a los padres de los otros chavales y los bajaron como pudieron. El acceso de la A-15 estaba cortado y aquí se abrió la grieta y colocaron unos palets para que pasaran los niños. Fue un momento bastante duro, pero todos están bien».
Ayer, después de las abundantes lluvias recibieron la visita de su amigo Leandro. El berastegiarra les subió el pan tras conocer los problemas que tenían. Al mediodía, seguía lloviendo, con menor intensidad pero las cunetas de la carretera hasta el Gure Kabia bajaban repletas de agua. Agua, piedras y tierra, todo lo que había a su paso, era arrastrado hacia la autovía del Leitzaran. Iñaki junto a sus vecinos había colocado unas piedras de considerable tamaño en un de la grietas que atravesaba la carretera.
A menos de un kilómetro hacia la ermita de San Lorentzo, piedras de grandes dimensiones, árboles, y toneladas de tierra habían provocado otro desprendimiento que la víspera afectó a la A-15. La caída del monte había cerrado totalmente el camino a la ermita y permanecer a pie de la ladera cuando menos imponía, más aún viendo la cantidad de agua que bajaba. Unos metros más adelante, cerca de la autovía hacía el túnel de San Lorentzo había otro desprendimiento. «Toda la ladera está movida, si no hacen algo se va a caer a la autovía y se va a llevar todo por delante. No es seguro pasar por aquí», comentaba el matrimonio donostiarra. Iñaki y Juani permanecían pendientes de su hijo que vive en Astigarraga: «No hemos podido hablar con él hasta el mediodía. No tenían cobertura y no conseguíamos contactar con él».
Quitar la presa de Aduna
Los vecinos del bloque número 5 de Kale Berria de Villabona no dejaban de limpiar. Una vez más, el Oria se desbordó a su paso por la localidad e inundó totalmente los garajes de los vecinos de este portal. En esta ocasión no sólo el garaje subterráneo sino también los locales a la altura de la calle. Jon Ander Altuna era uno de los vecinos afectados. «He cogido dos días de vacaciones en mi trabajo para poder limpiar todo esto», relataba, con la lección aprendida de anteriores crecidas. «Sacamos los coches, motos y todos los trastos que pudimos de los garajes. No nos pilló desprevenidos como en ocasiones anteriores». Jon Ander diseñó incluso un sistema de contención para impedir que el agua se introdujera. «Ha funcionado muy bien y hemos aguantado mucho antes de que entrara el agua». Altuna recibió las felicitaciones de sus vecinos y los responsables de los bomberos ya que su invento impidió que las pérdidas materiales fueran mayores. «Una vez que el río superó los 44 metros de altura ya no pudimos hacer nada. Había agua por todas partes y ante eso no pudimos hacer nada».
Altuna se mostraba muy satisfecho con la respuesta y el apoyo de sus vecinos. «El viernes ya empezamos a organizarnos. El sábado subió mucho el nivel y poco a poco comenzamos a preocuparnos y movernos, porque después de que se inundara el garaje el agua llegó hasta metro y medio en el portal», cuenta. «La gente ha ayudado mucho y ha sido más llevadero. Además, nos han apoyado municipales, bomberos y desde el Ayuntamiento de Villabona hemos tenido gente a nuestro lado». Sin embargo, Jon Ander se mostraba contrariado «con Ur Kontsortzioa. Hace trece meses un técnico nos dijo que se había aprobado el derribo de la presa de Aduna y todavía no se ha hecho nada. La clave está en ese punto y si no lo eliminan esta historia se volverá a repetir. Eso sí, desde el consistorio nos han dicho que está convocada una reunión la semana que viene para tratar este punto».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El monte se rompe sobre la A-15

En dos. Una mujer observa la grieta abierta en la carretera de acceso a Ipuliño. :: LOBO ALTUNA

Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.