diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 14 / 20 || Mañana 16 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«El Ayuntamiento solo se ocupó de limpiar la plaza»

AL DÍA LOCAL

«El Ayuntamiento solo se ocupó de limpiar la plaza»

Vecinos y comerciantes de Astigarraga critican la inacción del Consistorio mientras limpian bajos y garajes. Muchos locales amanecieron con un metro de agua y tuvieron que permanecer cerrados

08.11.11 - 03:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Para los vecinos de Astigarraga ayer no fue un día cualquiera. Tocaba ponerse manos a la obra y limpiar lo que las fuertes lluvias habían dejado en la localidad: barro y locales inundados. Pocos comercios permanecían abiertos hoy, bancos, librerías y fruterías habían echado la persiana. El habitual ajetreo del lunes se sustituía por escobas y bombas para achicar agua.
Alicia Monterrubio, de Astigarraga, tiene una frutería que ayer amaneció con un metro de agua. No oculta su sorpresa ante la magnitud de estas inundaciones: «No me imaginaba que iba a llover tanto, otras veces creo que ha llovido más y no he notado esto. Es la primera vez en 13 años que se me inunda la tienda». Alicia resalta la actitud de los vecinos: «Ha habido una muy buena respuesta de los vecinos, todo el que ha podido nos ha ayudado». A las siete de la mañana empezó a quitar el agua de su frutería, confiando en volver a la normalidad pronto: «Quiero abrir enseguida la frutería, espero haber limpiado este desastre en una semana porque no quiero perder más de una semana de trabajo». Hace cálculos y no sabe cuánto ha perdido en euros, pero los muebles, la cámara frigorífica y la caja registradora nueva ya no le sirven.
«Un casa con piscina»
Dos vecinos de Astigarraga se toman con humor lo ocurrido: «No nos avisaron de que el piso venía con piscina», dicen entre risas. Del garaje de David Marrodán ayer apenas se vislumbraba una planta, en el segundo piso sólo había agua. No era la primera vez que pasaba. Cuenta que «siempre se ha inundado porque este garaje está construido al nivel del río y cuando este se desborda, el agua se filtra por la pared y entra en los bajos y en el garaje». David y muchos de los vecinos culpan a la apertura del embalse del Añarbe de la magnitud de estas inundaciones. Sin embargo, esta presa no se abrió hasta la medianoche del domingo, después de que las lluvias ya hubieran hecho mella en la localidad.
Cristina Aldeano achica el agua de su trastero con paciencia acompañada de varios vecinos. «En 34 años que llevo viviendo aquí no había visto nunca nada igual». Además de a la lluvia, esta vecina tuvo que enfrentarse a un corte de electricidad. Todos los vecinos de su edificio, situado en la plaza de la Erreka, no tuvieron electricidad durante toda la noche. Angustiada, enseña el cuarto de los calentadores repleto de agua y dice que «nos da miedo que haya algún peligro con el agua y la electricidad. Hemos llamado a Iberdrola pero creemos que están saturados».
Sin embargo, hay algunos que no pueden contar con la ayuda. Iñaki Urdangarín tiene un taller en un local comercial y no sabe si el seguro le va a cubrir los daños que ha sufrido: «Tendré que hablar con el seguro para saber qué me cubre porque esto debería estar destinado a un mercado comercial y no está preparado para el taller», cuenta con cierta incertidumbre. Además, mientras limpia el local junto a los demás trabajadores lanza ciertas dudas: «No sé que va a pasar con los restos del local que no nos sirven. No ha venido nadie a ocuparse de esto y yo no pienso encargarme, todo lo que saco se va a quedar ahí fuera», dice con rotundidad. Esta situación es nueva para Iñaki: «Este es uno de los locales más altos de la zona y nunca se había inundado».
Una 'isla' en mitad del paseo
El domingo, el paseo de Zubigain de Astigarraga se convirtió en una isla. El agua aisló a los vecinos que incluso se vieron obligados a utilizar un inusual medio de transporte en la zona. «Mis hijos tuvieron que salir del barrio en una zodiac junto algunos ancianos que estaban bastante nerviosos», afirma José Jalache. En cuanto supo de la magnitud de las lluvias fue al garaje para sacar los vehículos y las cosas de valor.
José intuye de dónde salía tanta agua: «El problema es que a pocos metros de aquí, en la esquina, dobla el río y el agua se desborda y, además, el río no está drenado y cuando ocurre algo así todos los desperdicios nos llegan a nosotros».
A unos metros, Luis Solís señala los 1,63 metros que alcanzaron las lluvias torrenciales en su taller del paseo de Ergobia: «Desde el año 1983 yo no veía unas inundaciones de este calibre y llevo aquí 40 años». Otras veces, el agua sólo había alcanzado 75 centímetros, precisa. Desde que la lluvia inundó todo, no ha sabido nada del Ayuntamiento, «solo se han preocupado por limpiar la plaza, lo demás les da igual», narra con indignación.
Montones de cajas se acumulaban en el exterior del local de electrodomésticos donde trabaja Santi Solabarrieta. Cajas húmedas que mostraban la huella de lo que la lluvia había dejado a su paso en el barrio de Ergobia en Astigarraga. Aquellos que habían llevado a arreglar sus aparatos a este establecimiento también han tenido mala suerte: «Todo se ha arruinado, tenemos muchísimas piezas de 200 euros y todo se ha ido al garete».
La empresa de catering Aival suma pérdidas de 500.000 euros en su local. Además, los 3.000 niños a los que dan de comer a diario tuvieron que recibir un bocata porque ellos no pudieron trabajar.
En Tuenti
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.