diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 16 / 22 || Mañana 20 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«El agua salía de los váteres a borbotones»

INUNDACIONES

«El agua salía de los váteres a borbotones»

Grandes charcos, inundaciones en unos aparcamientos subterráneos y calles vacías en Donostia

07.11.11 - 02:26 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El cielo espectral de la tarde ya dejaba entrever la desolación que había en San Sebastián y alrededores por culpa de la pertinaz lluvia y la marea alta de la hora de la comida. Las calles y carreteras estaban casi vacías porque nadie se animó a salir en un domingo de perros. Los pocos coches que se atrevían a circular lo hacían lentamente y parando en las rotondas, sobre todo. Eso, si no estaba cerrado el acceso como ocurrió en la N-I en Añorga o en la variante hacia Martutene.
En Gros había normalidad. Plazas y paseos estaban desiertos. El semáforo del cruce del paseo de Colón con Gran Vía estaba en intermitente y el de La Equitativa junto al Urumea se había caído. La circulación en el centro era mínima, lo mismo que en el Paseo Nuevo, cerrado por la Guardia Municipal con vallas «que se caen constantemente», comentó a este periódico un agente de tráfico de vigilancia en el cruce de Soraluce con Aldamar. Las olas, aún en pleamar, eran otra amenaza.
Las motos fueron las que más sufrieron y había varias tiradas por el temporal, de las que no habían retirado de las zonas más desprotegidas, como la calle Hernani. Un tamarindo al final e la calle San Martín, estaba partido en dos con su corona verde sobre la calzada. En Ondarreta llamaba la atención la cantidad de espacios para aparcar en un domingo infame en lo meteorológico. Había amplios embalsamientos sobre todo en la zona cercana a las carreteras de Igeldo.
En Amara Berri se produjeron inundaciones en varios aparcamientos subterráneos. «He ido a sacar la moto en el de la plaza de Armerías a las cuatro y cuarto y había 25 centímetros de agua. He tenido que empujarla porque no arrancaba y luego subir a casa a cambiarme los zapatos, calcetines y pantalones» señalaba Aitor a este periódico. Pudo comprobar este vecino de Amara Berri que otras personas acudían al aparcamiento interior de la plaza de los Marinos para sacar sus vehículos. Sin embargo, la circulación era fluida aunque lenta en las calles.
Lo mismo que en Ibaeta y en Igara, donde no se pudo constatar la existencia de grandes charcos o embalsamiento que fueran peligrosos para los conductores.
Los retretes echan agua
La carretera general a Añorga estaba cortada en la rotonda de Añorga Txiki aunque los vecinos pasaban los conos de señalización para acceder a sus casas. El Hogar del Jubilado Jolas Etxea vivía uno de los peores momentos de su existencia, con el piso inundado, varios miembros de la junta directiva achicando agua con escobas y los retretes echando agua a borbotones de una manera llamativa.
Habían colocado una muralla de esterillas y cajas para evitar que el agua entrase a las oficinas, ubicadas en el semisótano. «Hemos llamado insistentemente a los Bomberos pero no nos hacen ni caso», se desahoga Juanita Idiakez mientras achica agua hacia un desagüe destapado para que se la tragara con mayor rapidez.
Constantino Rodríguez es el presidente del hogar desde este año y estaba desmoralizado viendo salir agua sin parar. «Nos hemos enterado a las 12.15 del mediodía, cuando nos han llamado porque el agua acumulada en los baños había reventado las puertas. Salía por los retretes y los lavabos. Hemos pedido ayuda a los Bomberos para que vengan a taponar o cerrar las cañerías sin éxito».
Todas las manos eran pocas, pero allí estaban también achicando la inundación Maite Arzak, Ester Intxaurraspe, Angeli Villán, José Mari Mujika y Aitor Basurto. Pero el agua seguía saliendo a borbotones «ahora además sale sucia», señalaba a los retretes Constantino. El agua gris oscuro corría por las escalerillas y la pequeña rampa de acceso al local. Mientras, con otros socios, pensaban en una mesa del comedor del bar del mismo nombre a ver qué solución tomaban... mientras llegaban los Bomberos.
La carretera hacia Galarreta estaba bien salvo el gran charco señalizado ante Chillida Leku. La circulación hacia Hospitales era lentísima y la nueva desviación hacia Martutene estaba extrañamente solitaria. El acceso a este barrio inundado estaba cerrado por numerosas cintas amarillas.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.