La Declaración de Aiete, el último empujón

Los cinco puntos de la Declaración de Aiete no convencieron plenamente a muchos de los participantes en la conferencia sobre pacificación celebrada en Donostia. Pero la mayoría de partidos, sindicatos o representantes eclesiales entendían que su presencia era necesaria, aunque la cumbre fuera parte de la escenificación estipulada para dar los últimos pasos, los definitivos.

La presencia de Kofi Annan, Jonhatan Powell, Bertie Ahern, Pierre Joxe, Gerry Adams y Gro Harlem Bruntland en San Sebastián significó el espaldarazo último que la izquierda abertzale precisaba para, al día siguiente, sumarse al emplazamiento a ETA de cese definitivo. Y para la organización armada, el soporte para emitir su anuncio más esperado, después de la «gran trascendencia» que, según indicó ayer, tuvo la cumbre.

La fotografía de Aiete quedará registrada en los archivos y las hemerotecas además de por quiénes la protagonizaron porque fue la antesala del verdadero momento histórico de este país, el del final de cuarenta años de violencia y sufrimiento y el del inicio de una nueva era en Euskadi, la de no dejarnos la vida por conseguir la paz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos