Oihana Kortazar, una campeona de altura

La de Elgeta ha ganado la Copa del Mundo de carreras de montaña, que no esperaba correr

JUAN MANUEL SOTILLOS
Campeona. Oihana Kortazar, feliz con su gran logro. ::                             DV/
Campeona. Oihana Kortazar, feliz con su gran logro. :: DV

Este año lo ha ganado todo en carreras de montaña. O casi todo. Y la guinda al pastel ha sido la Copa del Mundo de Carreras de Montaña. Y eso que Oihana Kortazar, de Elgeta, todavía no ha terminado el año y puede seguir cosechando triunfos. Sin ir más lejos, mañana corre el kilómetro vertical en Anboto y, además, le quedan otras dos pruebas más de estas características en Segovia y Alicante. Con ellas terminará de competir por esta temporada. Hace unos días recibía el homenaje de todo el pueblo de Mutriku, su lugar de residencia: «Estoy muy agradecida por ello», señalaba a DV.

La Copa del Mundo que se llevó en la última prueba celebrada en Italia representa para Oihana «el galardón más importante. Todavía ni me lo creo. La verdad es que está siendo una gran temporada. Al comienzo no me lo podía ni imaginar» comenta Kortazar.

Enorme sacrificio

Tanto ella como la selección de Euskadi de Carreras de Montaña de la Euskal Mendizale Federazioa han ido ganando diferentes pruebas en distintos circuitos, competiciones y tipos de carreras que les han llevado, además de a quedar segundos en la Copa del Mundo, a ser una de las potencias mundiales en carreras de montaña. Jabi Olabarria de Llodio ha quedado tercero en la Copa del Mundo: «Toda la Selección ha hecho un gran papel este año», señala Oihana Kortazar.

Y todo ello no es casualidad, sino fruto de un trabajo bien llevado. Y así lo reconoce Oihana Kortazar, que ha vivido intensamente el entrenamiento: «Me he preparado para hacer una temporada lo mejor posible. Y lo que está claro es que cuando te sacrificas al final tienes tu recompensa. Y la mía ha sido esta Copa del Mundo». Y también otros éxitos, como alzarse con el Campeonato de Europa y la Copa y el Campeonato de España: «Parece que éste para mí ha sido el año», apostilla.

La primera en Zegama

Cuando comenzó la temporada no entraba en los planes de Oihana, ni mucho menos, competir en la Copa del Mundo: «Ya le dije a la selección que este año sólo me limitaría a la Copa y al Campeonato de España para no tener que viajar tanto, porque mi niño tiene sólo siete meses. Y todo empezó en el maratón de montaña Zegama-Aizkorri: «Al ganarlo y al pertenecer esta prueba a la Copa del Mundo me plantearon los entrenadores de la selección hacer el trial, que son carreras cerca de tu país para que no tengas que desplazarte fuera. El trial es una prueba necesaria para poder competir en la Copa del Mundo. Y como también la gané, se me planteó muy en serio continuar el circuito de la Copa del Mundo, aprovechando el buen momento en el que me encontraba».

Después vino Dolomitas, donde quedó segunda y más tarde, Suiza, en donde consiguió el triunfo. Y finalmente, el segundo puesto en Italia el pasado 18 de septiembre le valió para llevarse la Copa del Mundo.

¿Cuál fue la más dura?. «Todas son diferentes. El maratón Zegama-Aizkorri es duro por la larga distancia. La prueba de Dolomitas fue dura por el intenso frío que hacía a pesar de ser verano. La de Suiza fue una carrera que terminé ganando, pero al principio tuve sensaciones muy malas. Sufrí mucho. Y la de Italia fue algo rara, pues la recortaron de 43 a 28 kilómetros debido al mal tiempo. A la que ganó le dejé marchar porque creía que quedaba todavía más distancia y pensé que le podría coger, pero la meta me pilló por sorpresa, mucho más adelantada de lo que pensaba y las fuerzas que me guardé para el final, me sobraron...».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos