diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 15 / 25 || Mañana 15 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Debemos diversificar, no nos podemos limitar a mostrar solo trajes de Balenciaga»

Javier González de Durana, Director General de Cristóbal Balenciaga Museoa

«Debemos diversificar, no nos podemos limitar a mostrar solo trajes de Balenciaga»

Tras un verano que ha superado todas las previsiones, el museo quiere seguir atrayendo al público con nuevas propuestas y actividades

08.09.11 - 02:33 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El director general de Cristóbal Balenciaga Museoa fotografiado en el vestíbulo del museo que se inauguró hace tres meses. [MICHELENA]
Javier González de Durana (Bilbao, 1951), fue nombrado director general de Cristóbal Balenciaga Museoa el pasado 27 de junio, y apenas lleva un mes enfrascado en la tarea de encarrilar definitivamente un museo que ha comenzado su andadura con muy buen pie pero que, como casi todo en estos tiempos, se enfrenta a un futuro complicado.
-¿Se están cumpliendo las expectativas con las que llegó al museo?
-Después de haber pasado por varios museos, me he hecho a la idea de no tener grandes expectativas respecto a lo que me pueda encontrar cuando voy a uno nuevo. Venía con la mentalidad completamente abierta, y me he encontrado con una situación de total normalidad, con un equipo pequeño trabajando intensamente y con un museo que me ha sorprendido agradablemente por sus posibilidades, por la colección y, sobre todo, por la competencia profesional de equipo que ha estado trabajando durante los últimos meses. También he encontrado asuntos pendientes, porque hasta ahora la mayor parte del esfuerzo se ha centrado en la inauguración, y hay muchas tareas que ya se presentan como necesidades perentorias.
-¿Cuál es la más urgente?
-La elaboración del Plan Museológico. Es básico definir qué somos, cómo estamos constituidos, cuál es nuestra misión, con qué pautas vamos a funcionar, cuáles son los límites de la colección...
-¿Se mantendrá en esa definición el carácter monográfico del museo, «el único del mundo dedicado a un solo creador», como se ha destacado siempre? ¿Cree que esa particularidad puede ser un problema?
-Da igual que sea un centro dedicado a un solo creador o a muchos, lo que importa es la naturaleza del objeto que se presenta al público. En nuestro caso, textiles muy frágiles, muy delicados, muy vulnerables a la luz, que condicionan mucho la museografía. En cualquier caso, estamos en un debate interno sobre los límites tanto de la colección como de nuestras actividades expositivas. Este museo ha sido concebido como un espacio en el que solo se mostrarían trajes y vestidos, pero eso es restrictivo, y nosotros queremos abrir esa limitación a la posibilidad de que, junto a los trajes, se exhiban otros objetos artísticos y culturales que enriquezcan su comprensión. No podemos perder de vista que el museo está dedicado a Cristóbal Balenciaga, al que tenemos que hacer más comprensible a través de sus creaciones, pero también a través de otros materiales.
-¿Materiales de otros modistos?
-De otros modistos, y también de otros creadores que estaban trabajando con las mismas ideas que él en otros campos de la creación. Es ahí donde vamos a encontrarnos con problemas dada la rigidez de la museografía a la que nos obligan los textiles, pero tenemos que encontrar una solución, porque hay que diversificar y no podemos limitarnos solo a mostrar vestidos de Balenciaga. Él, además, ofrece la oportunidad maravillosa de poder establecer lazos de comprensión con prácticamente todas las artes de su tiempo. Buscaremos fórmulas flexibles de adaptación de los espacios para que, jugando con los dos edificios, al lado de un vestido pueda haber una proyección de video o una escultura.
-Seguro que han visitado el Cristóbal Balenciaga Museoa personas que difícilmente se acercarán a un centro de arte contemporáneo. ¿Condicionan los planes de futuro las características de ese público?
-Estamos todavía en una fase de identificación de nuestro público, pero ya hemos percibido que el de este museo tiene un perfil bastante claro. La mayor parte son mujeres, de una cierta edad, con un gusto por la cultura a veces autoconstruido en torno a la moda y la costura más que en base a una formación académica. Con cierta frecuencia se dan también algunas dificultades de movilidad, necesitan ver bien porque han perdido un poco de agudeza visual...
-¿Y no se quejan de que las salas están poco iluminadas?
-Hay dos salas oscuras, la de noche y la de coctel, porque muestran trajes que la gente vestía en ambientes no muy iluminados. Es verdad que cierto público se encuentra con esa dificultad, porque entras desde la claridad del día y tienes que esperar un poco a que la retina se adapte. De hecho, vamos a poner esa advertencia en la entrada de esas salas... De todas maneras, me he encontrado a cantidad de gente joven, sobre todo artistas jóvenes, y también no tan jóvenes, que vienen a conocer a Balenciaga en directo porque es una fuente de inspiración, y no solo para diseñadores. En realidad, hay muchos tipos de públicos que vienen atraídos por intereses diferentes. Confieso que estoy sorprendido por la capacidad de atracción que tiene el nombre de Balenciaga. Es una marca inmejorable que moviliza incluso a los desmovilizados y a los que no tienen mayor interés en el mundo de los museos
-Desde el punto de vista del número de visitantes, el verano ha sido excelente. Descontado el efecto novedad y el efecto verano, ¿han calculado cuántos necesita atraer el museo al año para ser viable?
-La previsión que hemos hecho hasta fin de año es de 100.000 visitantes. Antes de abrir el museo, las expectativas eran de 45.000 a final de año, y en tres meses ya hemos alcanzado esa cifra, aunque somos muy conscientes de que a partir de ahora el flujo de público va a descender.
-¿Cómo van a hacer frente a ese descenso? ¿De qué manera van a conseguir, por ejemplo, que el público local vuelva al museo después de una primera visita?
-Vamos a tener que compensar la pérdida de factores estacionales favorables con la oferta de actividades que inviten al público a venir al museo más de una vez. Tenemos que conseguir que, a pesar de que sea jueves por la tarde y esté lloviendo, el visitante encuentre alicientes, atractivos diversificados y constantes para volver, más allá de que la colección permanente haya variado o haya una exposición temporal.
-¿Hay ya un programa de actividades para los próximos meses?
-Serán actividades de tipo cotidiano, dirigidas al entorno cercano, porque durante el invierno, sobre todo entre semana, nuestro público es el local, pero el programa todavía no está cerrado. Estamos en ello, porque queremos preñar el último trimestre del año con una diversificación en la que entren el cine, talleres infantiles, visitas guiadas, charlas, debates, fiestas... Queremos buscar excusas, incluso si están un poco alejadas de la ortodoxia museística, para provocar la visita y, en última instancia, socializar el museo. Nada más alejado de nuestras intenciones que ser una especie de torre de marfil reservada a la gente que conoce los entresijos de la alta costura. Al revés, queremos abrirnos al pueblo, que se nos utilice de manera tan espontánea como se utilizan el frontón o los porches del ayuntamiento.
-Una de las actividades que más éxito ha tenido este verano son las cenas con visita y actuación musical. ¿Se van a mantener?
-Queda la del día 16, y la verdad es que tal como han funcionado me apetecería que hubiera una al mes... Es un lugar maravilloso para este tipo de encuentros y lo vamos a potenciar. Entre los planes está también la proyección nocturna de películas en versión original subtituladas en el propio vestíbulo.
-¿Se ha reunido ya con los representantes de las instituciones responsables de la Fundación, en algunas de las cuales ha habido notables cambios políticos? ¿El compromiso institucional con el museo sigue siendo firme?
-Todavía no hemos podido convocar una reunión del comité ejecutivo de la Fundación y del Patronato, por lo que oficialmente no me he reunido con ellos, aunque he mantenido encuentros personales con todos, en primer lugar para presentarme y mostrarles mi gratitud por haberme elegido para dirigir esto, así como para plantearles algunas ideas con las que venía y que voy adaptando a las circunstancias, porque hay que ser realista y no construir fantasías. Y lo que he notado en todos ellos es la firme y decidida voluntad de poner toda la carne en el asador, de que aquí se hable solo de museo y de cultura, y de que cualquier otro tipo de cuestiones históricas queden al margen, porque lo único que tenemos es el futuro. Hay pendientes diligencias judiciales, esta misma semana ha estado la Ertzaintza en el museo, pero no hay consecuencias activas que condicionen el presente. No solo es un tema que tiene su propio cauce, sino que es algo que todo el mundo quiere dejar atrás. No olvidar, porque los errores no hay que olvidarlos, pero sí dejar a un lado.
-Si por carne en el asador entendemos dinero, el techo de gasto institucional en el museo se estableció en un millón y medio de euros al año. ¿Le salen las cuentas? ¿Tienen ya esbozado el presupuesto para 2012?
-Sí, sí que salen. No voy a decir que no me gustaría tener tres millones en lugar de uno y medio, pero está bien, porque vamos a conseguir otro medio millón con nuestros propios recursos, mediante la explotación del edificio y la taquilla. Así, nos moveremos en un presupuesto anual de en torno a los dos millones.
- Y usted ya sabe qué es convivir con las estrecheces económicas.
-Sí, vengo de un lugar en el que tenía exactamente dos millones para un edificio el doble de grande que este, y me las tenía que apañar. Hay que ser profesional cuando hay dinero y cuando no lo hay, que es precisamente cuando se demuestra la capacidad. El museo tiene que ser excelente con mucho y con poco, y con eso no digo que dos millones sean poco. Es suficiente para hacer cosas muy interesantes, y se demostrará en los próximos meses. A veces es verdad que las limitaciones presupuestarias te obligan a concentrarte en lo fundamental y a prescindir de lo accesorio.
En Tuenti
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.