No sabemos lo que tenemos

EMECÉ
Elena Barbé. ::
                             USOZ/
Elena Barbé. :: USOZ

Como siempre, nuestras instituciones culturales siguen navegando por las nubes, aún no se han caído del guindo y se recrean en macro planes que no van a ningún sitio y en comités que no saben lo que hacer; pero pisar tierra firme, tocar terreno en el mundo de la música, del canto o del ballet no quieren ni saber, mejor dicho, es que no saben y no dejan hacer a los que saben. Todo es política. Si tomásemos a los músicos guipuzcoanos repartidos por este mundo de Dios, a todas las voces que están haciendo carrera y a todas las bailarinas y bailarines que destacan en las primeras formaciones fuera de las fronteras de esta chiquita provincia, tendríamos una orquesta sinfónica de valor, un elenco artístico vocal de primer nivel y un ballet de campanillas. Pero eso no interesa, eso son quimeras, y nuestra gente por ahí, mendigando una oportunidad en su tierra. Viene todo este exordio al caso del ejemplarizador concierto que anteayer noche ofrecieron tres promesas femeninas de la lírica, a más señas las tres guipuzcoanas. Cierto es que les queda mucho por hacer, pero con ayudas, con becas y con oportunidades sería más fácil.

Resultó un concierto realmente hermoso en el que las tres cantantes nos enseñaron la mucha y hermosa materia prima que atesoran. Por descontado que no todos los momentos fueron iguales, pero lo muy bueno estuvo muchos enteros por encima de los lógicos y principiantes traspies.

Elena Barbé es una soprano lírica que ha dado un gran salto cualitativo y cuantitativo en los dos últimos años, estando su tesitura muy apropiada para el belcantismo, habiendo exhibido una buena técnica de respiración, unas posiciones de relajación del rostro que benefician en mucho su tracto vocal agudo. Precioso su trabajo en la obra 'Ala baita' de Guridi.

Helena Orcoyen , toda una fuerza de la naturaleza en las agilidades, como soprano lírico-ligera, que pocas veces aparece. Tiene que dominar el control en las notas de paso y los apoyos para ir al registro agudo, a fin de darle color, uniformidad y mayor seguridad. En el 'Aria de las campanillas' de Delibes tuvo momentos deliciosos.

La elegancia personificada, en la figura, en el estilo y en la educación de la voz, es el triplete que conforma la solidez de la voz de la soprano lírico Arantza Ezenarro. Ejemplar su canto en 'Tornami a vagheggiar' de la 'Alcina' de Händel.

No sabemos -ni valoramos en realidad- lo que tenemos en casa. Son valores que han de ser bien pulidos para nuestro gozo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos