diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 16 / 19 || Mañana 14 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«El grabado con bolígrafo impide que corrijas»

ciudadanos

«El grabado con bolígrafo impide que corrijas»

Santi Bosch Fotocopias (y mucho más) en el bis de Zurriola 16

18.08.11 - 03:21 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Vive en Amara, tiene su taller en la plaza de Amezketa y expone en primera línea de la playa de La Zurriola. Fue restaurador de muebles y estudió la fundición en bronce en la Escuela de Deba. La noche y otras historias no le sentaron del todo bien, pero se ha recuperado y está creando como un jabato. En la zona subterránea del Ondarra muestra juegos de arenisca, bolígrafo, grabados y dibujos que a la gente le recuerdan bien al Bosco, bien a Giger bien a Dalí. Como todo creador del siglo XXI tiene un hueco en internet: santibosch.blogspot.com. Su página se llama ‘La cueva del arte’. De niño estudió dibujo en San Telmo. Y modelado en Buenos Aires con un profesor que se llamaba ¡Leo Vinci! Expuso en el pub Tas Tas y es miembro de la Asociación Artística.
– Según tu curriculum, en la muy famosa Escuela de Artes Aplicadas de Deba aprendiste...
– A tallar en alabastro pero también fundición a la cera perdida, moldes de silicona, recubrimiento con arenas de circonio y malaquita.
– Todo eso, ¿no son partes del proceso de la fundición en bronce?
– Exactamente. Y fue allá, en la Escuela, en Deba, donde la escultura en bronce me atrapó totalmente.
– ¿Por qué?
– Por su acabado, Su tacto. Su sensualidad. Por lo que tú has dicho, por el proceso en sí mismo.
– Cuéntame entonces cómo se funde una escultura en bronce.
– Primero preparas un modelado en barro o escayola. Se hace la toma del molde principal. Una vez fraguado retiras el núcleo, el original y el ‘negativo’ se llena de cera. Se recubre de arcilla y se lleva al horno. Allí la cera se pierde, se funde.. Entonces puedes romper la capa protectora de arcilla casi con una moneda y cuando lo haces aparece la obra, tu obra, en bronce.
– Supongo que aunque lo hagas mil veces siempre te resultará distinto, fascinante.
– Claro: el fuego, la colada, la arcilla y luego... el bronce.
– Un día descubriste que la aleación metálica de cobre y estaño te agradaba especialmente. Más pronto que tarde te diste cuenta también que para el grabado...
–... Prefería absolutamente el bolígrafo al lápiz.
– Otra vez la misma pregunta: ¿por qué?
– Por la exigencia que representa para tu mano. Para tu mente. Para tu capacidad de concentración.
– ¿?
– Con el lápiz siempre tienes la posiblilidad de corregir. Siempre existe una segunda oportunidad. Con el bolígrafo, no hay tal. Lo que haces, hecho está.
– Perdona, pero alguna de las obras que expones, ¿no son fotocopias?
– Sí.
– ¿Y te parece normal hacer tu primera exposición individual en mucho, muchísimo tiempo y colar,(colgar) copias?
– Bueno, sí, no, tal vez. Mira, conozco la noche. Muy bien además. Demasiado bien acaso. Y sé cómo nos llega a confundir a todos. Expongo en un bar. En su zona subterránea. Puede pasar cualquier cosa. A mí, antes me habría pasado. Por eso muestro copias. Quien quiera ver los originales, le invito a mi taller.
– Y allí, seguro, les haces ver todas las sombras, recovecos y texturas que realmente tienen.
– Por ejemplo las del talón de la figura femenina de este grabado.
– En el fondo creo que lo de exponer copias es buena idea. La primera noche esa pieza con teléfono incluido acabó por el suelo.
– Se le cayeron las sujeciones, sí,
– ¿Qué son esas piezas de bronce? ¿Caracolas?
– No. Es una oreja. Diseccionada hasta el interior más interior del oído. Quiero llegar a su núcleo para contar a todos y recordarme a mí mismo lo terrible que fue cuando sufrí un infarto de oído.
– Fuerte. No creo que nadie necesite una obra de arte para entenderlo.
– Ya. Todos conocemos la historia de Goya. Y la de Beethoven pero ninguno de vosotros habéis oído lo que oye un sordo.
– Dínoslo tú.
– Es unzumbido, un bisbiseo que, te juro, te vuelve loco. Está ahí, en tu interior, royéndote por dentro: biizzzzz, bizzzz. Bizzz. Como un lejano enjambre de abejas.
– Cuentan que muchos de los que lo oyen enloquecen o intentan suicidarse. Tú estás vivo.
– Puede que porque he conseguido integrar ese horroroso bizzzzzz en mis obras. Aparece también en los dameros que grabo en los cds, otro soporte para mi trabajo.
– Estuviste en Proyecto Hombre...
– Y colaboro con Alcohólicos Anónimos. Cuando te han ayudado, tienes que compartir todo eso que otros te dieron.
– Algunos dicen que tu obra les recuerda al Bosco o a Giger.
– Me halagan (adoro el arte biomecánico) pero yo no copio: creo.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.