diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 14 / 16 || Mañana 14 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El cine se casa con la gastronomía

FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN

El cine se casa con la gastronomía

El Zinemaldia inicia su colaboración con la Berlinale con el ciclo 'Culinary Zinema'. Siete restaurantes celebrarán cenas temáticas relacionadas con las películas de la sección, inspirada en el festival de Berlín

04.08.11 - 02:06 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Fue una mañana de estrenos. El Basque Culinary Center utilizaba por primera vez su sede de Miramón, aún en obras, para un acto público. Los festivales de San Sebastián y Berlín presentaban su primera colaboración oficial. Y se desvelaban los detalles del primer fruto de esa unión: el ciclo 'Culinary Zinema', iniciado hace cinco años en la Berlinale y adaptado ahora a Donostia.
Siete largometrajes compondrán el ciclo. Uno de ellos, 'Mugaritz BSO', es un estreno mundial, la última locura surgida de la factoría Aduriz: un retrato del universo de su restaurante a través de los sonidos. Pero lo novedoso es que las proyecciones irán seguidas de otras tantas cenas temáticas, en restaurantes guipuzcoanos, inspiradas en el estilo, personajes o contenidos de cada película. El aforo de cada cena varía según cada restaurante, pero se estima que puede rondar los ochenta comensales. Es un ciclo abierto al público y las entradas para las películas y las cenas saldrán a la venta en septiembre.
El espejo del 'big brother'
El propio Mugaritz, el Mirador de Ulía, Fagollaga, Iñigo Lavado, el Bokado-Aquarium y el Illarra acogerán las cenas, así como el hotel de Londres, pero con Roberto Ruiz, de El Frontón de Tolosa, al frente de sus fogones.
Las películas que conforman la sección, junto a 'Mugaritz BSO', son 'El Bulli: Cooking in Progress', de Gereon Wetzel; 'El camino del vino', de Nicolás Carreras; 'Les Émotifs anonymes', de Jean-Pierre Améris; 'Jiro Dreams of Sushi', de David Gelb; 'Noma-at Boiling Point', de Christian Vorting; y 'Perfect Sense', de David Mckenzie, más el cortometraje 'Il ritorno' de Massimo Bottura.
El acto en el BCC tuvo un especial carácter simbólico. Era la presentación en sociedad de esa universidad de la cocina que en octubre comienza su primer curso, y todo el 'star system' de la cocina guipuzcoana, de Arzak, Subijana, Berasategui o Arguiñano hasta todos los jóvenes cocineros, quisieron estar presentes. También el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, arropó en el acto al equipo rector del certamen.
No menos relevancia tiene el hecho de que San Sebastián y Berlín comiencen a colaborar con la gastronomía como primer nexo de unión. El anfitrión, Joxe Mari Aizega, director del Basque Culinary Center, coorganizador del ciclo, apuntó que «el Festival y el BCC estamos condenados a entendernos: el Zinemaldi es una seña de identidad con más de cincuenta años historia y nuestra entidad quiere ser otra seña de identidad con el referente de la cocina».
El responsable del Festival de San Sebastián, José Luis Rebordinos, desveló que la Berlinale es «el big brother» en el que se mira San Sebastián. Y en ese sentido se ha firmado el convenio para reproducir en la capital donostiarra la 'Kulinarisches' o 'Culinary Cinema' que acoge la cita alemana. En el caso de Donostia la sección se llama 'Zinema', en euskera. El acuerdo contempla el intercambio de información sobre cine y gastronomía, así como el desarrollo de actividades relacionadas con la alimentación y la industria cinematográfica.
El director de la Berlinale, Dieter Kosslick, recordó que «la historia demuestra que los grandes cocineros han estado en San Sebastián». Era «una cuestión de tiempo» unir ese ciclo del certamen alemán con el donostiarra, añadió.
«Esta sección nació hace cinco años en Berlín, pero su esencia ha estado siempre en San Sebastián», ironizó Kosslick, que elogió la excelencia gastronómica donostiarra en contraste con la «horrible» tradición culinaria de su país, ironizó.
El director de la Berlinale desveló que esta sección se ha convertido ya en un clásico de su festival en sólo cinco años. «Es un ciclo relativamente pequeño porque sólo vendemos 2.000 entradas, pero este año se vendieron en tres minutos».
También el director del Culinary Cinema de Berlín, Thomas Struck defendió con vehemencia «la capitalidad» que ostenta San Sebastián. «Aquí se da la mayor concentración de talento gastronómico en menos metros cuadrados», dijo. Expuso que la filosofía del ciclo berlinés encaja con la visión de la cocina vasca, «contra la globalización y la dictadura de las grandes firmas internacionales de la alimentación».
Los cocineros vascos que participarán en la experiencia ya han empezado a imaginar cómo inspirarán sus cenas en cada película. «Mi filme tiene que ver con el chocolate y espero hacer en mi local algo original», afirmaba Iñigo Lavado. A Rubén Trincado le aguarda un reto especial: su película está rodada en el mundo de ElBulli. Roberto Ruiz preparará en el Londres un menú sobre el gusto y el vino y Josean Eizmendi, del Illarra, lo hará sobre los sentidos con el apoyo de un amigo invidente con el que ya ha olaborado en otros proyectos y cuyo perro-guía completó ayer la foto de familia que rubricó el maridaje de la cocina y el cine.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
zinemaldia sorteo entradas
Fotos Zinemaldia
Facebook Zinemaldia
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.