Cómo es un auténtico burro de las encartaciones

Mendizabal, con Goretti, una burra de cuatro años. ::
                            
                            JOSÉ USOZ/
Mendizabal, con Goretti, una burra de cuatro años. :: JOSÉ USOZ

El burro de las Encartaciones es más bien pequeño: debe tener como máximo 1,20 metros de altura a la cruz. «El ideal es entre 1,12 y 1,15», nos comenta Mendizabal. Es de capa oscura: marrón muy oscuro, y mejor todavía si es negro. El morro debe ser blanco, con una degradación marrón clara en la frontera entre el morro y el resto de la cabeza. Los ojos, de bordes blancos, deben estar a flor de cara, es decir, más en la zona frontal de la cara que en los laterales. El pelo del interior de las orejas no debe ser largo, y en cambio el pelo del rabo será largo y brillante. «Tenemos en casa una burra con pelo corto en el rabo, que según dicen se debe a un porcentaje de consanguinidad; no consiguió la calificación», prosigue el ganadero. Además, las patas tienen que ser finas, y el vientre blanco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos