diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 14 / 20 || Mañana 11 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La cantera lírica está en Gipuzkoa

MÚSICA

La cantera lírica está en Gipuzkoa

Las jóvenes sopranos Elena Sancho y Helena Orcoyen triunfan a nivel mundial

24.12.10 - 02:22 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Una es donostiarra. La otra, tolosarra. Las dos se llaman Elena -aunque una prefiere escribir su nombre con una hache inicial- y comparten una pasión: el canto. Elena Sancho y Helena Orcoyen lo tienen muy claro: quieren vivir de su voz. Para ello, se preparan con ahínco. Sancho lo hace en Londres y Orcoyen en Musikene. Y en ocasiones, se encuentran en concursos internacionales.
Esta vez lo han hecho en el Teatro Victoria Eugenia, pero sólo para hacer la fotografía que ilustra este reportaje. No les importaría que la próxima vez sea en el escenario. Su mayo deseo es cantar. Lo saben desde niñas. «La primera vez que me lo planteé seriamente fue cuando terminé 2º de Bachillerato, con 18 años, y creo que fue por el mismo motivo que todavía hoy me motiva a superar los obstáculos. Por una parte, por narcisismo y por otra, porque el canto, gracias a la voz y la interpretación, me da la capacidad de expresar físicamente todo el amor que deseo para la humanidad. Es así, aunque suene cursi», señala Elena Sancho.
A su compañera la vocación le viene «desde niña. Siempre he querido ser cantante y nunca me lo he planteado. Adoraba esta música y la manera cómo se cantaba. Puedo decir que nunca he decidido dedicarme a esto, siempre he sabido lo que he querido ser».
Vida para la música
Para conseguir su sueño, las cantantes se preparan a conciencia. Helena Orcoyen explica que «me levanto con ganas de estudiar y de probar cosas nuevas, de exprimirme mentalmente, tanto en mi escuela como fuera de ella, trabajando con grandes cantantes y músicos». A pesar de la implicación que supone luchar por desarrollar su carrera, Helena, que tiene 24 años, no se considera muy distinta a otros jóvenes de su edad. «Es una pregunta que me he planteado durante muchos años.
Desde que era una niña nunca he encontrado el entorno adecuado. Me veía diferente a otros chavales de mi edad y lo sigo siendo. ¿Soy distinta ? Sí, lo soy, y no me importa. Mientras mis amigas piensan en casarse, tener una casa e hijos, yo quiero viajar, formarme y cantar en una ópera. De momento no he tenido que sacrificar nada para realizar mi sueño, pero puede que llegue el día que lo tenga que hacer». Lo que sí está obligada es a cuidarse. «Nunca entro en bares con mucho humo, tampoco me pongo donde hay corrientes de aire, no salgo de fiesta, porque es fatal para la voz, y tengo cuidado con ciertas comidas y bebidas, sobre todo en épocas de mucho trabajo».
Esta vida de estudio y cuidados es similar a la que lleva Elena Sancho. «Hasta ahora estaba ocupada con las clases y las óperas de la escuela, pero mi vida ahora mismo es muy desordenada porque no paro quieta. Lo ideal para mí es fortalecer mi cuerpo haciendo ejercicio, cantar a diario sin forzar demasiado, estudiar y escuchar música, leer cultura general, prepararme para audiciones y concursos, buscar información relacionada con mi carrera, mantener contacto con mis amistades y familia y sobre todo, no volverme loca (me lleva mucho tiempo). Es un reto llevar una vida ordenada, tanto en lo personal como lo profesional».
Distintas a otros jóvenes
A pesar de esta vida tan ajetreada, la donostiarra no se considera muy distinta a otros jóvenes de su edad. «Lo soy en el sentido de que pongo menos los pies en la tierra, tanto para lo bueno como para lo malo. Pero lo voy subsanando con la edad. Y tengo más difícil hacer planes, por mi tiempo y por mi economía». Sancho confiesa que «me encantaría tener más seguridad en mi vida, pero no creo que haya sacrificado muchas cosas. Todo lo he hecho por completa voluntad. He tenido la enorme suerte de que me han becado en España y en Inglaterra y mis padres me apoyan siempre en todo. El canto no es incompatible con nada. Cada uno puede luchar por el nivel en el que quiere moverse. Si quieres una vida más estable, puedes vivir de maravilla en un coro o moviéndote a nivel nacional. Lo consigue mucha gente. El problema de ser solista es que no te contratan indefinidamente y esto te pone el sistema nervioso a prueba de bomba».
Al igual que su compañera, Sancho reconoce que para ser cantante hay que cuidarse mucho. «Esto sí que es un rollo, al menos para mí. Tengo que tener mucho cuidado con el frío, la humedad, las bebidas frías, el alcohol, la cafeína... Debo dormir bien, descansar antes de una función o audición, no hablar ni cantar en exceso, no cantar cosas demasiado pesadas, no enfermar, no comer mal, no pelearme con los míos (esto afecta mucho) y mil cosas más. Pero tengo amigos que tienen la voz -y la cabeza- de acero inoxidable y pueden con todo. Yo no lo tengo tan claro».
Por el momento, Sancho sueña con ser como «María Callas, Teresa Berganza, Anna Netrebko o María José Moreno, entre otros. Y adoro a Juan Diego Flórez». Orcoyen destaca «a Joan Sutherland, Natalie Dessay, Leo Nuzzi y¡ una lista interminable!».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La cantera lírica está en Gipuzkoa

Pasión por el canto. Las sopranos Elena Sancho, a la izquierda, y Helena Orcoyen, trabajan duramente para abrirse camino en el mundo de la lírica. :: USOZ

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.