Cuaderno íntimo

IÑAKI ZARATA
Rafa Berrio, anoche, con el violinista Imanol Solores. ::                             NAGORE IRAOLA/
Rafa Berrio, anoche, con el violinista Imanol Solores. :: NAGORE IRAOLA

Secreto a voces: Rafael Berrio es un original creador rockero, desde sus escarceos juveniles con UHF a Amor a Traición y Deriva. Su última propuesta había sido el laberíntico 'Harresilandia', con Deriva. Un lustro después, el cantautor de Egia-Gros se presenta con su propio nombre, sorprendiendo con la decena de composiciones del disco '1971'.

Con Benito Pérez Galdós en la mesilla, Rafa ha labrado junto a Joserra Senperena, y según propia confesión, una obra arreglada a lo Juan Carlos Calderón, orquestador en su día de Mocedades o Serrat, entre otros. El salto sin red traza un triple tirabuzón aéreo para una bella obra en fondo, forma y adorno.

En el recital de anoche, un sensible Lanzagorta sustituía a Senperena y en lugar de la Joven Orquesta Sierra de Aralar estaba el hábil violinista Imanol Solores. El recogido Club Victoria Eugenia fue un apropiado escenario para que Rafael defendiera ante sus amigos las nuevas canciones, en clave minimal. A 'Mis amigos' («genios y figuras, balas rasas») dedica precisamente una de las piezas.

No hay trampa, apenas tachaduras, en ese cuaderno vital. Ni humor. Los poemas-canciones, cantados-recitados al perezoso modo 'loureediano' del que siempre ha abrevado Rafa, son desnudamente hondos, amargamente descreídos. Desde la primera frase de la noche (y del CD): «Yo, que no he encontrado nunca la razón de levantarme de la cama, yo que no he entendido nunca la manía que nos hace amanecer, a mi que me es lo mismo que hoy sea hoy o sea mañana.» ('Cómo iba yo a saber'). O en confesiones como «Temo haber vivido mi vida como si ello fuera un simulacro» ('Simulacro').

Sin «la faria» en la boca, centrado en su papel de contador de amarguras y vivencias, desgranó casi entero su CD: 'Las mujeres de este mundo', 'Como Cortés', 'Tú tienes a tu lado un ángel', 'Este álbum' (quizás la más brillante), 'Oh, verdad desnuda' y las antes citadas. Más tres títulos de su serie 'Lieder' y un recuerdo a 'Harresilanda': 'Algo delicado y difícil'. Un diario íntimo desnudado en público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos