El arte está en el interior

La artista oiartzuarra Ainara Lasa expone en Xenpelar obras realizadas a partir de radiografías

ELENA VIÑASERRENTERIA.
Ainara Lasa con una de sus obras que están expuestas en la sala de Xenpelar. ::
                             FOTOS ARIZMENDI/
Ainara Lasa con una de sus obras que están expuestas en la sala de Xenpelar. :: FOTOS ARIZMENDI

El Roturas de huesos que parecen querer sanar a puntadas. Lentejuelas que se cuelan en cavidades corporales para dar brillo a los rincones más oscuros. Una columna vertebral hilvanada. Caderas que albergan un microcosmos habitado por constelaciones de estrellas. Tierras dotadas de mil posibilidades que se extienden entre costillas.

Las obras que Ainara Lasa Pérez (Oiartzun, 1975) expone hasta el próximo 11 de noviembre en Xenpelar Etxea provocan tanta curiosidad como sorpresa. Los visitantes descubren un mundo inventado a partir de radiografías del cuerpo humano que encuentran sus complementos ideales en la luz y diferentes elementos de costura, entre los que destacan los hilos de colores que trazan dibujos a golpe de aguja. Y junto a ellos, los botones, corchetes y canillas que decoran cartílagos astillados.

Rotura de una pierna

Aunque el punto de partida de estas inusuales creaciones se remonta varios años atrás, tomó forma a raíz de una rotura de hueso que Lasa sufrió en una pierna. Según explica, «cuatro años antes ya me habían empezado a interesar las radiografías como soporte, desde el punto de vista de que son una fotografía de nuestro interior. Quería abordarlas a nivel artístico y probé con pintura, pero no dio el resultado que quería. Cuando tuve la rotura de pierna, un día que andaba con agujas por otro tema, se me ocurrió lo de coser e hilvanar. Era lo que yo buscaba».

Amigos y familiares colaboraron a partir de entonces en un proyecto que «va más allá de la curación a través del arte», cediéndoles las placas que guardaban en sus casas y que, de pronto, parecían encontrar una finalidad. «Busqué radiografías de zonas concretas, como las manos, la espalda, piernas, caderas. Y también de otras partes del cuerpo, que no tienen que ver con los huesos, como los intestinos», señala la joven artista.

Al soporte había que dotarle de otros complementos y así llegaron los hilos, con otros pequeños objetos metálicos o de plástico, y también la luz. «Quise dar luz al interior del cuerpo, porque siempre tenemos la percepción de que es algo oscuro, desconocido», indica.

Ese "triángulo" creativo le permitió expresar esas "pulsiones, tensiones y emociones" que había en ella. Ahora las comparte con cuantos se acercan a la exposición que define como "un trabajo en el interior mirando al exterior".

Diferentes formas

Bajo el título 'Hariketak', la muestra inaugurada en Errenteria reúne un total de 15 cajas provistas de luz y una decena de cuadros. En las primeras, no pasan desapercibidas las formas a las que dan lugar las hebras que se cruzan entre sí como si de un juego se tratase.

«Son similares a las de la construcción, con antenas y, sobre todo, grúas. Al fin y al cabo, de eso se trata, de un proceso de construcción interior», comenta Ainara Lasa, quien destaca, asimismo, «el componente más lúdico», el que da lugar a dibujos que recuerdan a parques de atracciones y norias. Otros, en cambio, hacen soñar con galaxias en las que conviven decenas de luminarias.

En esos universos paralelos que habitan nuestro interior, las lentejuelas también tienen su función. «Dan más brillo, más calor, a las zonas oscuras. Ésa es la intención», confiesa.

Aquellos que aún no hayan tenido la oportunidad de conocer las radiografías en las que Ainara Lasa muestra los territorios donde habitan sus emociones, sus creaciones artísticas, podrán hacerlo en los próximos días, acercándose a Xenpelar Etxea, de lunes a sábado, de 18.00 a 21.00 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos