diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
chubascos
Hoy 16 / 21 || Mañana 16 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«El agua subía unos diez centímetros cada media hora»

AL DÍA

«El agua subía unos diez centímetros cada media hora»

Los vecinos de Mungia vivieron una jornada crítica ante las lluvias torrenciales y la crecida espectacular del Butrón

17.06.10 - 02:31 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«A tomar por saco. Yo no me quedo aquí por la puta agua», exclamaba un joven que decidió atravesar andando el enorme charco que cubría ayer por la tarde la calle Karmelo Etxegarai de Mungia. En el mismo sitio, el pequeño Aritz Elorduy salía una y otra vez de su portal cargado con un cubo de agua. «Estamos intentando sacarla del edificio, pero da lo mismo porque vuelve a entrar. No se puede hacer nada. Las alcantarillas se atascan y siempre pasa igual», decía resignado el niño.
Cuando llegó del cole encontró a sus padres y a sus vecinos intentado evitar con palas y trapos que el agua alcanzara el ascensor. A él le encomendaron una tarea especial. Debía meterse de vez en cuando en el agua para usar sus piernas como medidor y avisar si el nivel subía. Hasta entonces sólo le había llegado a media pierna, unos cuarenta centímetros. «Esta es una zona muy conflictiva. Cada vez que sube el río nos llenamos de agua. Por ahora estamos haciendo lo que podemos, pero si se sale no habrá solución», lamentaba Eloy Sánchez Montes, uno de los vecinos del edificio mientras cogía al vuelo a un anciano a punto de resbalarse en la acera.
Pasaban los minutos y, gota a gota, el panorama en Mungia pintaba cada vez peor. Los peatones, desconcertados, ya no sabían por dónde caminar para no calarse hasta los huesos; tampoco los conductores hallaban manera de evitar los profundos charcos que salpicaban la carretera.
«¡Acabamos de salir del trabajo y nos encontramos con esto! No sabemos cómo vamos a llegar a casa porque tenemos que cruzar esta calle y por lo visto no hay manera de hacerlo», se quejaban un par de viandantes atrapados en una esquina. A un lado, Urko Bilbao se descalzaba. «Voy a mirar qué tal está la temperatura del agua», bromeaba antes de lanzarse a rescatar su coche, que estaba a punto de inundarse. Con las zapatillas en la mano, llegó hasta el vehículo y a duras penas logró abrir la puerta que ya estaba con el agua a ras.
Unas calles más adelante, en medio de un tumulto de gente, varios miembros de Protección Civil cortaban las barandillas del puente de Lauaxeta. «El nivel de río Butrón está subiendo diez centímetros cada media hora. Quitando las vallas tratamos de evitar que se forme un tapón. Aunque es prácticamente seguro que esto se va a desbordar», adelantaba uno de los efectivos de la unidad.
«No dormimos»
En ese instante, el río alcanzaba los siete metros, cuando normalmente sólo llega a metro y medio. El potente caudal arrastraba ramas, troncos e incluso algún pequeño árbol que el Equipo de Respuesta Inmediata de Emergencias se encargó de retirar para evitar un atasco. Mientras tanto, decenas de vecinos observaban inquietos la inminente crecida del Butrón. Los que peor lo llevaban eran los habitantes de las viviendas situadas junto al puente. Su preocupación era doble. «El Ayuntamiento quiere tirar nuestro edificio y el de enfrente para ampliar el cauce. Si se desborda esta noche, tendrán que ponernos tiendas de campaña. Y, además, seguro que adelantan el derribo», explicaba notablemente afligido Antonio Bellón.
En contraste, Jose María Bidezabal, del edificio contiguo, no paraba de sonreír. «En el 83 me llegaba el agua hasta el pecho. Ahora me da la risa ver toda esta movida. No estoy preocupado en absoluto».
En Tuenti
«El agua subía unos diez centímetros cada media hora»

Hasta la cintura. :: LUIS CALABOR

Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.