diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 16 / 30 || Mañana 16 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Eguiguren pide a López que sea más proactivo ante el debate en Batasuna

POLÍTICA

Eguiguren pide a López que sea más proactivo ante el debate en Batasuna

Cree que debe ser el lehendakari quien lidere la pacificación definitiva de Euskadi. El presidente del PSE ha trasladado su posición a los órganos internos del partido

12.06.10 - 02:19 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Tres años y medio después de que ETA dinamitara en la T-4 su última tregua, la política vasca afronta un nuevo escenario de eventual distensión, nucleado en estos momentos no en torno a un proceso de diálogo que involucre al Estado de Derecho, sino a los movimientos que viene protagonizando la izquierda abertzale en un contexto de creciente debilidad de ETA y bajo el riesgo cierto de quedar definitivamente excluida de las instituciones si no se desmarca de la organización terrorista. Las expectativas que ha despertado el debate interno en el seno del independentismo radical están haciendo aflorar las distintas sensibilidades que coexisten en el socialismo vasco ante un período incierto en el que los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y de Patxi López mantienen una actitud unívoca de firmeza en la lucha antiterrorista. Una posición que Jesús Eguiguren, presidente del PSE y muñidor de los contactos que desembocaron en el alto el fuego de ETA de 2006, cree que el lehendakari debería modular a fin de asumir el liderazgo político no sólo del posible final de la violencia, sino de la pacificación a más largo plazo de Euskadi.
La voz de Eguiguren, al que avalan la experiencia del último y frustrado proceso para acabar desde la democracia con el terrorismo, su posición en la cúpula de los socialistas vascos y su ascendiente entre la militancia, se ha dejado oír ya en los órganos internos del partido, ante los que ha manifestado su convicción de que Euskadi puede encontrarse en la antesala de su gran cambio histórico; esto es, el final concluyente de la violencia de ETA y el asentamiento de la paz. El análisis del dirigente guipuzcoano no partiría del reproche explícito a la lucha antiterrorista en los términos en la que la vienen aplicando tanto el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, como el consejero Rodolfo Ares, ni tampoco de una crítica a la desconfianza a la que se ha hecho acreedora la izquierda abertzale tras los sucesivos fracasos en las tentativas de paz. Lo que sí le inquieta es que el PSE y el Gobierno Vasco, con López a la cabeza, no opten por una actitud más proactiva y por un discurso más flexible ante el discurrir de los acontecimientos, que les lleven a estar preparados ante los mismos y a recuperar la preeminencia que, según su visión, alcanzaron los socialistas vascos en la gestación del proceso de 2006 aunque éste no terminara fructificando.
El presidente del PSE está persuadido de que ese proceso permitió a los suyos ofrecer, entonces desde la oposición, una imagen de compromiso con el logro de la paz que hasta entonces había sido abanderada en Euskadi por el nacionalismo institucional; sobre todo a raíz de la experiencia, distinta pero también fallida, del Pacto de Lizarra. No hay matices hoy por hoy en el seno de los socialistas, estén en el País Vasco o en Madrid, sobre la imposibilidad de repetir una fórmula de búsqueda de la paz como la que se ensayó, con la plena anuencia del presidente Zapatero, hace cuatro años. La convicción es que la pelota está en el tejado de la izquierda abertzale y que es a ese mundo al que corresponde dar los pasos imprescindibles que hagan creíble su apuesta por las vías políticas.
Bajar la persiana
Pero partiendo de esa premisa, y sin aventurarse ni a fijar plazos ni a especular sobre las consecuencias finales del debate en la izquierda abertzale, Eguiguren sí interpreta que ese movimiento de filas avivado por la frustración tras la ruptura de la última tregua y por un natural cansancio después de décadas de violencia responde a una voluntad que va más allá de intentar estar presentes en las elecciones municipales de la próxima primavera. La intención, ha sostenido en los órganos del PSE, es la de bajar la persiana, lo que obligaría, a su juicio, a preparar desde la política la transición de una estrategia ceñida a la lucha antiterrorista que dirigen Rubalcaba y Ares a una que encare la pacificación definitiva. Ahí es donde reclama un liderazgo activo del lehendakari a la hora de articular un discurso institucional que, sin abandonar la firmeza mientras ETA no deje las armas de forma fehaciente, ayude a estimular la distensión.
Consciente de que fue una de las fallas del proceso de 2006, Eguiguren aboga por atraer al PP vasco al nuevo escenario que pueda inaugurarse, máxime cuando sustenta al Gobierno de López. En todo caso, la agria batalla por el poder que mantienen los dos grandes partidos en la política española, el listón que han colocado los populares a la aspiración de la izquierda abertzale de volver a las urnas y las zozobras derivadas del durísimo ajuste económico reducen al mínimo el margen de maniobra del Ejecutivo Zapatero y, por extensión, del propio López.
En Tuenti
Eguiguren pide a López que sea más proactivo ante el debate en Batasuna

Parlamento Vasco. El lehendakari Patxi López y Jesús Eguiguren charlan durante un pleno en Vitoria. :: RAFA GUTIÉRREZ

Elecciones Vascas 2012
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.