A nivel del mar

JUAN MANUEL SOTILLOS

Ya está Juanito Oiarzabal en su casa de Álava. Ya estamos al mismo nivel. En la cota cero del nivel del mar. Y lo digo así porque, efectivamente, hablar las cosas que se han hablado, escribir las cosas que hemos escrito, en definitiva, decir las cosas que se han dicho, ha sido, evidentemente, viéndolo desde perspectivas totalmente diferentes. Una de ellas, a más de siete mil metros de altura y sufriendo las consecuencias, las graves consecuencias de estar muriéndose un compañero de expedición; y la otra desde casa, a cero metros de altura, en Donostia y sin la presión de ningún incidente. Efectivamente, todo esto se vive de diferente forma aquí que allí, a ocho mil kilómetros de distancia.

Ayer hablé con Juanito. Fue una conversación difícil, complicada y hasta compleja, diría yo. Estaba muy afectado por cómo se habían tomado aquí las cosas, dice, incluso sacándo algunas de contexto...

Le dije que aquí habían sentado muy mal sus declaraciones. Él no entendía exactamente porqué. Le insistí en aquello que él mismo declaraba recién llegado a Zaragoza: «A veces me pierde la boca...». Ahora nos corresponde escuchar a Juanito. Es justo. Le toca hablar a él y a nosotros entender porqué dijo todo aquello de la coreana, de sus sherpas. «Hay que estar ahí arriba». «Estaba desesperado por intentar que alguien subiera a ayudar a Tolo». Y por eso dijo lo que dijo. ¡Pero claro, hay que estar allí viviendo lo que él estaba viendo en esos trágicos momentos! Tanto Juanito Oiarzabal como Carlos Pauner, sin duda, lo han pasado mal, muy mal, con todo lo acontecido. Han vivido horas críticas que, a buen seguro, nosotros desde aquí, como dice Carlos Pauner, las hemos vivido de forma diferente. Pero no menos cierto es que también hablamos y escribimos como un reflejo de lo que escuchamos. Y las declaraciones que tuvimos que oír fueron, como dije en su día, duras, muy duras. Pero hay que pasar página. Dejándole a Juanito que se explique, que dé su versión de los hechos, las cosas quizás se ven de otra manera, con otra perspectiva. Quizás también por que ambos estamos ya a nivel del mar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos