diariovasco.com
Viernes, 19 septiembre 2014
claros
Hoy 21 / 27 || Mañana 18 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«El judo es un deporte con el que se aprende a ser mejor persona»

Gonzalo Lavado, Deportista que introdujo el judo en la comarca bidasotarra

«El judo es un deporte con el que se aprende a ser mejor persona»

Le ha llegado el tiempo de la jubilación, después de estar dándole al judo por espacio de 47 años. Lo celebrará viajando

30.04.10 - 02:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Es otro irundarra de marca y de saga. Conocido en no pocos ambientes bidasotarras por sus distintas actividades, le ha llegado el tiempo de la jubilación, estadío vital que va a celebrar a base de viajes, que los hará con Ina Iza. Esta moza es la señora de Gonzalo Lavado Martín, que en agosto se tallará en los 65 'tacos'. Son los aitatxos de Isabel, Gonzalo y Bego; a la par, que aitonas de Ander, Leire, Josune, Joseba, Aritz y Ane, bonita colección de nietos. Su trayectoria laboral gira en torno al mundo de las aduanas y de la agencia 'Bergareche Hermanos', donde trabajó por espacio de 37 añazos. Desde 1963, compatibilizó la nómina aduanera con el judo, práctica de la que ha sido un exponente principal en el Bidasoa a lo largo de otros 47 años. Le gusta el mar y viajar en barco sobre ese mismo bello medio. Es cinturón negro séptimo dan en judo, lo mismo que árbitro internacional, opción que le ha permitido viajar con la selección estatal por todo Europa y media África. Ha sido entrenador de judo y de defensa personal. Cualquiera se mete con Gonzalo... Pero no, es serio, buena gente, observador y una persona que mide muy mucho lo que dice.
-Oye, ¿Gonzalo es como un nombre un tanto raro para los de tu generación, no?
-Igual, sí. A mí me vino dado porque mi abuelo se llamaba así. Mi hijo también lo ha heredado.
-Me cuentan que empezaste a trabajar prontito...
-Era lo que había. Yo estudié Bachiller en la Salle-San Marcial y enseguida me puse a trabajar en lo que ha sido tanta 'moda' en Irun, en una agencia de aduanas.
-¿Y cómo te dio por el judo?
-Muy sencillo. Tendría quince años cumplidos y ví una exhibición en unas fiestas de Hendaia. Me gustaba mucho la lucha y me apunté en Donostia, para luego sacar también la licencia en Iparralde. De hecho, he competido con Francia en bastantes campeonatos.
-O sea, que te iba la marcha de la lucha, ¿no?
-Sí, pero siempre como deporte, lejos de lo violento. Que quede claro, es así para todos los judokas.
-Y vas y abres el 'Maki Wara'.
-Así es y lo hice junto a José Luis Úbeda, que dejó el tema hace una veintena de años. El primer club nacía en El Pinar, en marzo del 68. Luego pasamos a Lapize y a Mendelu, ya con dos sedes. Más tarde, se vendió la de Lapize y nos quedamos en Mendelu, club que cuenta con 22 años de actividad.
-¿Por qué Maki Wara?
-Era una palabra japonesa que definía el nombre de la tabla donde se suele golpear. Además, era muy sonora. La consideramos adecuada.
-Por lo que alcanzo a saber, eres poco menos que el paradigma del judo en nuestro entorno y más.
-Bueno, cuando empecé muy poca gente hacía judo aquí. Me acuerdo de Pedro Arabolaza y de poco más. Lo que está claro es que abrí el primer gimnasio de Irun y el tercero de Gipuzkoa. También fuímos los primeros con el karate.
-¿Tuviste algún maestro?
-Sí, lo fue el ya fallecido Rafael Laguna, en Donostia. Recuerdo que, después de trabajar en la CAM y en la CAP (kutxas no unificadas), se fue a México a dirigir las cajas confederadas de ese país. Era una persona muy inteligente.
-¿Y cómo va la sucesión?
-Haberla, hayla. De hecho mis hijos Gonzalo e Isabel son segundo dan, aunque lo han dejado. Pero la pequeña, Bego, es cinturón negro cuarto dan y con proyección.
-¿Cómo se llega a tu séptimo dan?
-Es complicado, nada fácil. Tienes que saber programas de judo y tener carisma, además de técnica. A mí me ha ayudado ser árbitro internacional y estar en Europa y en África con las selecciones estatales.
-Destácame a tus alumnos más aventajados. Pongamos tres.
-Pues mira, dos Juncales, de la Fuente y Aramburu, y Alberto García. Todos ellos han sido campeones de España.
-Más mujeres que hombres...
-En el caso de los campeones sí, pero el judo lo practican los hombres un 70% y el 30% restante son mujeres. Eso sí, éllas están tan habilitadas para su práctica como ellos, que nadie lo dude.
-Sea como fuere, has marcado época.
-Bueno, eso igual lo tendrían que decir otros. Lo que está claro es que yo fuí el primero y estoy muy contento de lo que he hecho.
-¿Qué es el judo? Dame una definición para los advenedizos.
-Sobre todo, es un deporte. Y, además, una práctica que acaba en lo contrario a lo que parece, porque enseña al judoka a ser persona. Además, ayuda a desahogarte.
-¿Es bueno para las personas?
-Es un deporte muy positivo para todo el mundo, desde que se es pequeño. De hecho, la Unesco lo situó como práctica de referencia para los txikis, a partir de los cuatro años.
-Y es bueno hasta para la salud...
-Lo es, tanto para el físico como para la mente.
-¿Y la defensa personal?
-El judo puede resultar lo mejor. Aunque a otro nivel, también he practicado kárate, aikido, kendo, jiu-jitsu o taekuondo, pero me quedo con el judo.
-Mándale un mensaje a la juventud.
-Le diría que es un deporte muy positivo. El que lo haga, seguro que hará una vida sana, porque es a lo que invita este sano deporte.
-¿Hay muchos séptimos dan en nuestro entorno?
-Sólo Juan José Etxebeste, que está en la Federación Vasca.
-¿Cuéntame una anécdota de tu dilatada trayectoria?
-Así, pensando un poco, la putadita que me hizo un juez riojano en unos campeonatos estatales. Me dejó sin zapatos y tuve que ir a la competición andando descalzo por la calle. Era domingo y todo estaba cerrado. Desde entonces, siempre viajé con dos pares de zapatos. Bueno, para contarlo todo, yo, previamente le escondí una medalla que le había regalado su padre. Así que, decidió 'vengarse'. Pero, vamos, no nos picamos, no hubo problema.
-Bueno, ¿y ahora, qué?
-Pues nada, que me han jubilado, en el judo y como árbitro internacional. Mi idea es viajar mucho, como lo he hecho siempre, pero ahora con Ina. También colaboraré en todo lo que me pida la Federación.
-Pero ahí sigue el 'Maki Wara'...
-Sí, bajo el nombre de Club Kisoku, con José Ángel Rial (quinto dan) como director técnico. También está Arantza Ortega y sigue Eugenio Boueta (judo), lo mismo que la gente que estaba conmigo. Seguro que les va a ir de cine.
En Tuenti
«El judo es un deporte con el que se aprende a ser mejor persona»

Gonzalo muestra su kimono y su cinturón negro séptimo dan, en el gimnasio Kisoku. :: F. DE LA HERA

Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.